Desde mi sillón de orejas

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo Cooperativo de las Indias

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2217 ~ 23 de abril de 2015 ~ 3

Cultura post crisis

sardinasCada vez es menos improbable que el día que podamos decir que los efectos de la Gran Recesión han desaparecido nos encontremos con la evidencia de la existencia de ciertos cambios culturales profundos que parecen ya insinuarse. Es difícil imaginar la desaparición de la economía de mercado, pero no lo es tanto hacerse una idea de lo que posiblemente vaya a ser Sistema Económico Capitalista. Se apuntan muchos cambios aquí y allí; pero sobre todo hay dos signos difíciles de obviar.

Por un lado está el énfasis claro en el problema de la desigualdad, un fenómeno que, se mida como se mida, parece aumentar en todas partes. Curiosamente y de momento no se ha vuelto la atención hacia ideas antiguas sobre la cuestión de la distribución que nos ilustrarían bastante al respecto. Me refiero a los problemas de distribución y de la evolución de las participaciones del capital y del trabajo en la producción. Esto influye en la desigualdad, pero lo interesante era a la sazón su influencia posible en los propios precios de manera que resultaba obvio que las diferencias de clase no solo impactaban en el capitalismo sino también en la economía de mercado. Como ya dije hace algún tiempo haríamos bien en releer a Srafa o la polémica sobre el Capital que tuvo lugar entre los dos Cambridges, el de Inglaterra (con Joan Robinson, o Passineti) y el de Massachusetts (con Paul Samuelson).

Pero por otro lado está un movimiento claramente perceptible que aunque pueda parecer menos técnico y menos científico, se me antoja de más largo alcance en lo social y en lo técnico. Me refiero a la economía colaborativa (o sharing economy) que va reclamando su espacio sobre la base de las nuevas tecnologías digitales y el estudio de redes así como sobre ideas cooperativistas y sobre instituciones que nacieron y siguen naciendo para la creación y gestión razonable de los bienes comunales entre otras muchas cosas. Destellos de este movimiento se ven en partidos políticos nuevos; pero sería un error anunciar a bombo y platillo el advenimiento inmediato de una nueva cultura económica.

Pero mientras todo esto llega no estaría mal que cada uno de nosotros empezara a entrenar para contribuir a una nueva forma de convivencia. Y la mejor manera de hacerlo creo que es ensayar nuevas formas de conversación que encuentren su lugar entre la palabra profesoral o patriarcal propia de una iglesia establecida y la mera verbalidad desatada muy útil (supongo) para apoyar a tu equipo de fútbol, pero totalmente inútil para alcanzar las formas propias de una comunidad que es la que da sentido a las palabras.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2217 ~ 18 de abril de 2015 ~ 20

Expertos y diversidad

russell keynes strachey
Enredando en los borradores de este blog me encuentro con este post sobre Expertos y Diversidad que es posible que apareciera en la revista mensual Capital; pero como, aunque así fuera, no soy capaz de encontrarlo, me permito subirlo al blog, con mínimos retoques, pues no creo que haya perdido actualidad.

¿A quién le importa la diversidad? La observación casual del entorno más inmediato nos llevaría a pensar que lo normal es aborrecerla a juzgar por la xenofobia, de cada día mayor intensidad, que se nota por la calle y sobre la que leemos en los periódicos. Y, sin embargo, Santo Tomás de Aquino en su Summa contra Gentiles dice que

un ángel es más valioso que una piedra. No se sigue, sin embargo, que dos ángeles sean más valiosos que un ángel y una piedra.

Debe haber alguien por ahí que, en lugar de aborrecer la diversidad, la aprecie incluso si no ha leído a Santo Tomás. Pero no es fácil encontrar personas que, por poner un ejemplo tonto, aprecien Nueva York, no tanto por ser todavía el centro del mundo cultural o financiero, como por la variedad de razas, idiomas o colores de las personas que nos cruzamos en una cualquiera de sus avenidas o calles o por la variedad de la comida étnica que nos ofrecen sus restaurantes. Quizá merezca la pena por lo tanto dedicar unas líneas a tratar de entender al Doctor Angélico desde una esquina de nuestro mundo de hoy que tanto aprecia a los expertos y su pericia nada diversa.

La cita del párrafo anterior abre la primera investigación teórico-económica seria de la que soy consciente sobre la diversidad y ya tiene más de diez años, casi trece. Se trata del trabajo de K. Nehring y C. Puppe aparecido en el número 50 de Econometrica el 3 de mayo del 2002. Estos autores prueban, en efecto, que bajo la vigencia de ciertos axiomas, más o menos familiares para los economistas, existen unas denominadas funciones de diversidad cuyo valor alcanzado puede entenderse como el grado de diversidad del conjunto al que se aplican y que, en consecuencia, pueden asimismo ordenar cualquier subconjunto de acuerdo con ese grado de diversidad.

Y ¿para que nos sirve esta medida de la diversidad y esta capacidad de ordenación? Pues, entre otras cosas, para ordenar comunidades identitarias distintas y concluir, por ejemplo, que Cataluña es más diversa que Euskadi lo que culturalmente puede ser muy importante pero económicamente es ambiguo pues los vascos serían más homogéneos y enfrentarían menos problemas para la asignación óptima de bienes públicos, mientras que los catalanes se aprovecharían mejor de las complementariedades productivas y podrían mostrar una mayor productividad. Estas mediciones tienen su interés a efectos, por ejemplo, del diseño de la estrategia de política económica para cada una de estas CCAAs en España y, también sin ninguna duda, pueden aplicarse a problemas de organización política en general o al diseño de instituciones.

Pero hay otras razones menos obvias para prestar atención a la medida de la diversidad y que deben ser destacadas. Se me antoja que la ciencia, tan importante para la innovación y el desarrollo de nuevos productos, sería más potente si se desarrollara en una atmósfera mucho más heterogénea que la que percibo a mi alrededor aunque en estos últimos, y muy recientes, tiempos comienzo a vislumbrar una cierta defensa de la heterogeneidad especialmente para la gestión. Como dije en este otro post sobre esta diversidad en la que insisto:

..si el monoteísmo científico moderno creía en el espesor de una realidad que hay que perforar, el politeísmo posmoderno vislumbra más bien una superficie plana inmensamente grande que hay que ir descubriendo. Disciplina contra orgía, en esa oposición veo yo el interés del asunto de la diversidad aplicado a la reflexión sobre la ciencia

Y a mí, contrariamente al espíritu de sacrificio con el que hoy nos fustigan, la orgía me gusta mucho más que el rigor de la disciplina. O visto de otra manera, y por utilizar la famosa dicotomía de Isaías Berlin, siempre me he decantado por la zorra, que sabe de todo un poco, frente al erizo que sabe mucho de una sola cosa. Pero percibo que últimamente, y contrariamente al posmodernismo presuntamente reinante, lo que importa es la pericia,entendiendo por tal ese conocimiento de los expertos que tanto se reclama ahora para casi cualquier discusión política o social sin advertir, pienso yo, que en la pericia está siempre presente la homogeneidad del pensamiento y la consiguiente sospecha de esterilidad. Al menos por mi parte.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2217 ~ 15 de abril de 2015 ~ 4

La folie pratique II

Iwan-Baan-for-Fondation-Louis-VuittonNuestra folie propia es imparable en París aunque es dudosamente práctica. El gusto por las novedades artísticas nos condiciona el día y a veces no comemos o no cenamos bien porque se nos ha pasado la hora al mediodía o bien porque ya no nos quedan fuerzas para volver a salir después de un pequeño descanso al atardecer. Después de nuestras visitas al Louvre y al Museo de Artes Decorativas de las que daba cuenta en el último post hicimos una especie de cena temprana que me permitió descansar como si hubiera subido al monte para estar dispuesto para el siguiente día, un día que necesariamente debía pasar por la Fundación Luis Vuitton alojada en el último edificio de Frank Gehry, ese arquitecto al que ayer asociábamos al art nouvau, algo poco sexy y adecuado solo para abuelitas amables.

Esta fundación, bien reciente pues se inauguró en el último cuatrimestre del año pasado se encuentra en el maravilloso Bois de Boulogne, al oeste de Paris como si fuera el parque particular de los señoritos del arrondissement XVI y, dada su juventud, sus exposiciones permanentes no son lo suficientemente atractivas como para merecer una visita si no fuera por el edificio o por las exposiciones invitadas, como ocurría estos días con El Nacimiento de una Pasión, pasión ésta que no se sabe muy bien si se refiere a una cierta pasión por un tipo de arte o a la pasión del señor Louis Vuitton por el arte que quizá comenzó por este tipo de arte que la Fundación ha sabido juntar en este edificio que en esta ocasión no se come al contenido. Embarcamos en una navette que nos trasladó desde la Plaza del Arco de Triunfo hasta la mismísima Fundación en unos pocos minutos hacia el oeste.

fundacion louis vuittonEl examen del edificio nos llevó mucho tiempo pues se trataba de compararlo con el que alberga al Museo Guggenheim de Bilbao tanto en sí mismo como forma decontinenete de obras de arte que merecen ser vistas con atención. Tengo que confesar que no estuve muy despierto a esta discusión pues me rondaba la cabeza un problema de “dinámica de fluidos”, como si dijéramos, algo que es ahora cuando empiezo a encuadrar. Mientras hacíamos cola para sacar entradas me percaté de que había otra cola por la que accedían aquellas personas que ya venían con la entrada sacada por internet. Esta cola era mucho más corta que la que yo estaba haciendo, un hecho este que me pareció incomprensible. En efecto, en el mundo de hoy en el que cualquiera puede acceder a internet la decisión de si sacar la entrada por la red o llegar al museo sin entrada parece ser un problema de decisión que depende de lo que pensamos que harán los demás que se plantean el mismo problema. Y como todos piensan como yo lo sensato es pensar que, dado que todos dudarán lo mismo que yo dudo, nos encontraremos que como media, las dos colas serán de la mismo longitud. Por si no se entiende este razonamiento piénsese en el caso en que todos utilizaran internet con el resultado de que la otra cola estaría disponible para el primer despistado que llegara de forma que, ante esa evidencia, una vez conocida, nadie sacaría entrada on line. Pero entonces ocurriría lo contrario con el resultado ya indicado de que esperaríamos encontrar dos colas de longitud similar hiciéramos lo que hiciéramos nosotros. Me pareció que este era un ejemplo de constructo social basado en la información y la racionalidad.¿Por qué no ocurría eso hace unos días? Solo se me ocurren dos explicaciones. Una, que todavía no ha pasado el tiempo suficiente como para que todo el mundo sepa que todo el mundo lo sabe. Otra, que los costes salariales totales de los porteros en una u otra solución sean distintos. No me puedo decantar por una u otra de estas dos posibles causas de la diversidad de colas pues me faltan datos. Me temo que tendré que volver dentro de un tiempo para saber si las cosas han cambiado.

matisse la dance 1909Acabamos entrando y, además de explorar cada rincón del edificio intentando discernir si cada tuerca o cada viga era adorno o necesidad, acabamos pasando rápidamente por la obra propia y deteniéndonos en lo preciosos cuadros de la exposición no permanente. Cuando uno tiene que disfrutar de tanta belleza hay que utilizar alguna estratagema y la mía es siempre la misma:pensar qué cuadro me llevaría a casa. una operación esta que exige mucha meditación y tiempo para distinguir el material, la técnica o el colorido. Descarté El Grito, de Munch, por una razón frívola: que ya lo tengo en casa aunque sea en forma de imán pegado a la superficie del frigorífico. A continuación descarté a Picasso por mero gusto de ir a la contra y luego a Picabia justo por lo contrario, porque su obra pictórica es sutilmente realista y eso contrasta con el resto de la exposición. Y me centré en dos obras entre las que no me podía decidir y que examiné varias veces. La Dance, de Matisse, llena de movimiento y el cuadrazo de Rothko, parte de una serie denominada Black, Ochre, Red over Red, nada más que forma y color y, sin embargo, sugerente de suaves olas marinas.

No acaban aquí las excursiones artísticas; pero basta ya con el arte o los museos como viviendas más o menos adecuados para ese arte. Necesito tiempo para reflexionar sobre lo que he llamado «dinámica de fluidos» y encontrar otros ejemplos de surgimiento de pautas de conducta arbitrarias y quizá locas pero que acaban por ser muy prácticas.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2217 ~ 12 de abril de 2015 ~ 9

La folie pratique I

salvar el mundo michel bauwensEl TGV de la Gare de Lyon a Girona, dormir en Foixá y luego conducir de vuelta a Madrid. No es un simple paseito y se me ha hecho largo aunque ha valido la pena. No solo por la paz del Baix Empordà y el buen tiempo que ha permitido que los paseos que mi corazón exige fueran un placer raro para un urbanita como yo; sino también por esa visita a París que se va haciendo regular y que me permite paseos urbanos entre librería y librería y entre museo y museo. Como siempre, he traído la mochila llena de libros incluyendo el de Michel Bauwens en el que trata de salvar al mundo a través del P2P; pero no he podido robar ningún objeto artístico por lo que procuraré en lo que sigue escribir algo sobre ellos.

victoria de samotraciaEl Louvre sigue siendo el lugar de una espera interminable, pero había que ver la última restauración de la Victoria de Samotracia. La imagen de la victoria es más expresiva que nunca, la mujer a punto de volar está más guapa que nunca aunque le falte la cabeza, su color ha dejado de ser cenizo y las piedras que la sostienen consiguen por fin hacernos creer que ella, la victoria, está en la proa de un barco navegando en un mar que consigue elevar la proa hacia ese mundo que Bauwens pretende salvar. La gente que se agolpa a su alrededor o que pretende enterarse de los detalles de su restauración constituye una multitud de fotógrafos implacable, por lo que decidimos concentrarnos en Poussin del que se expone unos cuantos cuadros geniales bajo el título poco brillante de Poussin et Dieu. Son escenas de las escrituras, singularmente del nuevo testamento que reflejan con una claridad asombrosa y unos colores arrebatadores la maestría de este pintor que pintaba estas escenas ejemplares por encargo.

Eucaristía (1647) Nicolas PoussinMe hubiera llevado la mejor última cena que nunca me ha sido dado contemplar, la única que no ve la mesa como lo hace una cámara de televisión; pero aunque no hay mucha gente no me parece que podría sacar este cuadro dentro de mi mochila y pasar por delante de los vigilantes que parecen estar muy alerta ante la eventualidad de un ataque yihadista.

Quizá valdría por hoy, pero no nos resistimos a visitar una exposición, entre otras, en el aledaño Museo de Artes Decorativas en la que se muestra el trabajo de Fornasetti al que citaba en el último minipostpost y al quien se debe la foto que lo acompaña. Esta exposición lleva por título uno que no me gusta nada: La Folie Pratique, La Locura Práctica.

la folie practiqueEs cierto que la locura que siempre subyace al impulso creativo puede aplicarse a mesitas de café u otros utensilios de la vida ordinaria pero tener que añadir que se trata de una locura práctica me molesta tanto como me molesta cuando las escuelas de negocios se atrincheran contra la locura del querer saber afirmando que, en su caso, ese saber es útil implicando que en general se trata de algo inútil. Me compro un pequeño carnet de notas con copias en miniatura de autorretratos de este habilísimo artesano y comerciante y me dejo llevar a dos pisos más arriba de este museo a fin de contrastar el Art Nouveau y el Art Deco. La piezas son escasas y es fácil contrastar a efectos decorativos una y otra de esas áreas decorativas que también corresponden a dos formas de entender la arquitectura representadas hoy, por ejemplo, por Frank Gehry y por Rem Koolhas según nos comentaba hace unos días Vicente Verdú. Si se me permite una improvisación yo veo en estos dos pisos de decoración la misma diferencia que entre lo teórico y lo práctico. Lo deco es una mujer que te mira retadora sin límite en lo que expresa y lo nouveau es una abuela que te abre los brazos como a cualquier otro nieto.

Hay otras muchas cosas que ver en París, pero ya son las cinco de la tarde y estas discusiones, una vez acabadas, nos recuerdan que no hemos comido y que el desayuno está ya en los talones. Mañana más.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2217 ~ 1 de abril de 2015 ~ 22

Edmond Malinvaud

Edmond MalinvaudUna vez aclimatado a estos aires ampurdaneses el «deber» me llama a seguir elucubrando sobre el estado de la economía académica de la que hablaba el primer lunes de la semana santa Joaquín Estefanía en El País en una columna titulada «El economista y las manos sucias». En esta columna, muy propia de ese espíritu sereno que los periódicos impostan cuando parecen desaparecer las prisas de la actualidad, trataba de criticar a la profesión de economistas académicos por su incapacidad para la autocrítica a pesar de los acontecimientos de la Gran Recesión señalando algunas excepciones puntuales entre las que destacaba Estefanía la de Philip Mirowski de la universidad de Notre Dame quien atribuye la responsabilidad de la deriva peligrosa a las ideas que desde hace años se atribuyen a la Escuela de Chicago y a su liberalismo antiintervencionista, su énfasis en la expectativas racionales o su contribución a la elaboración y «pricing» de productos financieros derivados.

La pregunta de Estefanía sigue sin ser contestada doctamente por el cuerpo de economistas académicos a pesar de la necesidad obvia que existe hoy de revisar con cuidado la dirección que han tomado juntas la macroeconomía del equilibrio y las Finanzas a pesar de intentos encomiables como el INET que Soros fundó hace años. Por eso me parece muy interesante el ciclo de conferencias que llevadas a cabo en New York podemos hoy seguir con paciencia en el número de la «New York Review of Books» correspondiente al 29 de marzo de este año y que también ofrece los correspondientes «youtubes» de las intervenciones que un selecto grupo de profesionales ofreció en su día.

Algunos de los intervinientes mencionan, aunque sin enfatizar, que quizá la insistencia en el equilibrio constante y en las expectativas racionales están en el origen de la deriva de la teoría macroeconómica actual, pero uno puede detectar una especie de sesgo constante hacia la salvación del quehacer teórico de los últimos años y una falta de valentía en reconocer los errores, con las excepciones de siempre. Y es quizá esa valentía lo que más echo en falta de alguien como Malinvaud que, fallecido hace un mes a los 91 años (según leo en «Nada es Gratis») no necesitó arroparse en grupo académico alguno sino que supo ser respetado por todos y pensar con independencia sin necesidad de dedicar todos los minutos del día a la teoría. Espero que alguien más adecuado que yo hará un obituario pertinente y dedicará un in memoriam de su trabajo que tanto señaló a economistas de mi generación intelectual como directamente Laffont o indirectamente Tirole.

Por mi parte, y una vez más, trataré de aprovechar la ocasión de su triste fallecimiento para recordar que quizá lo que Estefanía echa en falta sin saberlo es aquel movimiento prometedor de la Macroeconomía del desequilibrio del que, sin duda, Malinvaud formaba parte con el distanciamiento correspondiente. Basta echar un vistazo a esta entrada de la Wikipedia para recordar lo que fue aquello y cómo el movimiento fue perdiendo capacidad de arrastre. Ha hablado y escrito tantas veces de esto que ahora me limitaré a decir que casi todos los nombres mencionados en esa entrada forman parte de mi formación intelectual y que la eliminación de su influencia en el devenir de la teoría macroeconómica fue para mi la raíz de mi desencanto con la teoría, el origen de mis ideas sobre la ciencia como constructo social sometido a reglas sociales relativamente arbitrarias y también de la falta creciente de interés en mi carrera académica con la desorientación correspondiente.

Y eso a pesar de que la figura de Malinvaud consiguió mantener a un conjunto de jóvenes (en su momento) economistas franceses trabajando alrededor de la idea de precios fijos como una consecuencia del desequilibrio y de la dificultad de modelar la racionalidad de las expectativas fuera del equilibrio. Su aportación está muy bien descrita aquí y su libro fue una de mis últimas trincheras en este campo de batalla de la economía académica.

Se ha ido sin conocer un posible renacer de sus ideas, pero me alegra terminar diciendo que los deseos de repensar los fundamentos de la teoría macroeconómica acabarán pasando por esta senda abandonada en su momento pero que puede ser un buen comienzo para algunos intentos de renovación.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2217 ~ 27 de marzo de 2015 ~ 4

Del precipicio a la negociación

merkel-tsipras-synodosHan pasado ya bastantes días pero, por una razón o por otra, no he sido capaz de resumir las posturas básicas de los participantes en una especie de mesa redonda sobre Grecia y sus circunstancias que se celebró en el Circulo de Bellas Artes propiciada por la Fundación Alternativas, organizada en parte por EL País, creo, y moderada por Pepa Bueno. Un resumen de lo que se dijo puede verse aquí y la Fundación Alternativas nos ofrece unos comentarios más amplios que se pueden leer aquí.

No hace falta por lo tanto que me moleste en describir las posiciones de los participantes aunque quizá sí recordar que el título genérico de la jornada era el mismo que el de este post: del precipicio a la negociación o quizá del precipicio al acuerdo.

En efecto, no creo que merezca la pena resumir lo que dijeron un par de periodistas sobre el sufrimiento de los pobres aunque sí me gustaría recordar que una de ellas puso mucho énfasis en la importancia geoestratégica de Grecia especialmente en estos momentos turbulentos del área. Y también me parecería superfluo contrastar las opiniones de dos economistas sobre el origen y la culpabilidad de los griegos en su propia crisis aunque me pareció justo recordar el papelón de los bancos alemanes y eché en falta al Keynes aquel que dejó dicho que «cuando te debo una libra tengo un problema, pero cuando te debo un millón tú tienes un problema» o algo parecido. Y no hace falta resaltar la postura práctica de un Solana que insiste en la necesidad de hacer aquello que permita comenzar una negociación que permita llegar a un acuerdo que mantenga la U.E. unida.

Lo que quiero hacer en este post es reflexionar sin mucha profundidad sobre el «chicken game» ya que el título de presta a ello. El Precipicio es parte de ese juego ya que lo gana aquel jugador que es capaz de llegar hasta el borde del precipicio sin caer en él mientras el otro jugador se arruga antes. En otro post reciente hablaba de ello y subrayaba que Varoufakis era un mal enemigo para un juego así no solo porque sabe de juegos sino porque, además, su psicología le convierte en un mal enemigo de esos que actúa como si supiera que tiene razón y que sabe que el contrincante sabe esto. Pero la solución de los juegos que tanto nos encandila sea esta cual sea no es todo lo que hay en los problemas aunque parezcan juegos. El self interest también está sobrevalorado o lo que es lo mismo se minusvalora, e incluso se ignora, la fraternidad que subyace a los acuerdos.

Y es posiblemente eso lo que alguien tan bregado como Solana tiene en la cabeza cuando una y otra vez insiste en que debemos imaginar formas de llegar a acuerdos. Es posible que esos acuerdos no coincidan con la solución de ningún juego formal o, algo todavía más plausible, que haya en cada momento y en cada juego circunstancias no explicitadas incluso aunque no se trate de fraternidad. Es posible, por ejemplo, que en este conflicto en el que nos jugamos tanto, haya algún jugador oculto. Sería razonable pensar que los EE.UU. están por ahí y tienen en cuenta el mencionado valor geoestratégico de Grecia. No sería tan extraño que Obama pida a Merkel un poco de comprensión con este socio poco fiable a cambio de algo. ¿Qué podría ser este algo? Pues, por ejemplo, un papel importante en el asunto Ucrania potenciando la importancia de Alemania en esa parte del mundo.

Los EE.UU. ganan con una solución así, Grecia salva su futuro con alguna de las propuestas de Varoufakis, como por ejemplo sustituir la deuda por unos bonos con intereses dependientes del crecimiento y Alemania sella sin alharacas su predominio en el este de Europa. ¿Es esto plausibe? Todo y cualquier cosa es plausible viniendo de un lame duck.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2217 ~ 22 de marzo de 2015 ~ 3

Aburrimiento,Rebeldía, Ciberturbas y…Podemos

13MEl deseo de destrucción del que he hablado recientemente citando posts antiguos sobre desmoronamiento me ha vuelto hacia un pequeño panfleto que escribí hace más de diez años y al que David de Ugarte convirtió en un librito añadiendo un prólogo de su cosecha que facilita mucho la comprensión del panfleto. El librito, que puede leerse aquí, lleva como título «Aburrimiento, Rebeldía y Ciberturbas».

La fecha es del 2003 cuando todavía creíamos que la liberalización de la economía había llevado al mundo a aquella «Gran Moderación» que deseábamos que durase para siempre a pesar del aburrimirento que generaba. Un aburrimiento debido a que no parecía que los memes sociales fueran a cambiar por nada del mundo. Eran el resultado de un juego evolutivo en cuyo equilibrio aparecían esas conductas «a prueba de mutantes». Nadie parecía estar descontento ni aburrido o, al menos, no lo suficiente como para iniciar una rebelión, no necesariamente cruenta, pero que sí podría traer un cambio en las costumbres establecidas.

Parecía interesante preguntarse por el porqué de esa moderación y el trabajo de Chew me proporcionó una herramienta para encontrar ese porqué. Las dos ideas básicas del trabajo de este sociólogo eran, por un lado, la del umbral de la rebeldía por lo que se entendía el número de personas que, además de uno mismo, estaban dispuestas a la rebelión y, por otro lado, el conocimiento de ese umbral por parte de suficiente gente. Para umbrales pequeños es relativamente fácil que la rebelión prenda dado un cierto nivel de conocimiento mutuo y para umbrales altos la situación es la contraria pues, dado un nivel de conocimiento mutuo, es relativamente difícil que la rebelión surja.

15m bilbaoLo que Chew demuestra es que, además del umbral de la rebeldía, lo que importa para saber si la rebelión saltará o no, es la naturaleza de la red que conforma la sociedad aburrida pues esto condiciona la extensión del conocimiento mutuo. En este escenario David de Ugarte resume los resultados de la siguiente manera:

Llegamos entonces al paradójico resultado de que existe una relación inversa a la hora del cambio revolucionario entre umbral de rebeldía y densidad de la red: i) para umbrales de rebeldía bajos (situación prerrevolucionaria) es tanto más fácil que la llama revolucionaria prenda cuanto más fuertes sean las relaciones entre los agentes que están en red mientras que ii) para umbrales de rebeldía altos (La estabilidad social» que se dice) es tanto más fácil que la revolución prospere cuanto más débiles sean esas relaciones entre los agentes

El resultado puede parecer paradójico, pero se entiende inmediatamente si añadimos ideas conocidas sobre redes y su capacidad de crecer así como la extensión del conocimiento mutuo. El primero de estos elementos también está perfectamente resumido por Ugarte:

A este sorprendente último resultado se llega incorporando un nuevo elemento, la capacidad de
crecimiento de la red,(pues) si las redes menos densas son las más estables, también son las que más fácilmente
crecen y esa facilidad incluye también su capacidad para incorporar nuevos mutantes que acaben generando cambios sociales

teresa rodriguez podemosBasta añadir la idea de flashmobs fácilmente organizables con los medios digitales existentes en 2003 para comprender el porqué del tercer término del título del librito y de este post pues son las ciberturbas las que permiten ir convirtiendo el conocimiento mutuo del umbral de la rebeldía en conocimiento común de ese umbral. Pero, ahora bien, si este post tiene sentido o para que lo tenga es interesante tratar de reinterpretar el quincemismo a la luz del mismo para entender el surgimiento posterior de Podemos.

Dado, como un dato, el conocimiento común de cualquier cosa, el crecimiento de Podemos debe ser el resultado de que se trataba de un grupo inicial relativamente conservador, pero de los que pueden crecer muy rápidamente (es decir de los que conforman una red que que es muy poco densa) o de que, aunque sea más densa, su naturaleza es bastante revolucionaria.

Que el lector elija cual es la interpretación que prefiera. Yo por mi parte me inclino por su relativo conservadurismo lo que explicaría su pretendía transversalidad.

«El síndrome del capataz», una novela de Juan Urrutia

Juan Urrutia2217 ~ 26 de abril de 2015 ~ 1

Salta la chispa

Creo que, a pesar de mi sentido del ridículo, me estoy enamorando de una mujer a la que no conozco. Se trata de Susan Miller mi astróloga favorita de la que ya he escrito en este blog. De ella dice cada semana el suplemento de moda de El País lo siguiente:

Es la astróloga estadounidense más respetada y seguida del mundo. Solo en internet sus predicciones son leídas, cada día, por seis millones de personas. Con 25 años de carrera, sus libros son superventas en todo el planeta.

Semana tras semana me inspira y a mi edad esta admiración no puede acabar más que en el amor. Esta semana lo he comprendido pues me dice que:

su ingenio comunicativo continuará siendo de gran utilidad

Y aunque no me dice para quien será de utilidad he de suponer que será para aquellos que tengan a bien escucharme en la tertulia que, con ocasión del reciente libro de Fabián Muniesa (The Provoked Economy) tendrá lugar el próximo miércoles en el medialab de Madrid. En efecto, mi admirada Susan continúa:

Y su creatividad alcanzará la cima el 29 de abril cuando su regente Neptuno esté en un ángulo bueno con respecto al sol

Justo el día en que tengo que explicar por qué la Economía puede aprovechar mucho en estos momentos de crisis la sabiduría de los sociólogos de la ciencia y, en particular la de estos de entre ellos que se dedican a estudiar aspectos sociológicos de algunas “cosas” económicas. La sabiduría que acompaña al misterioso astro me será muy útil

Como se comprenderá ya no puedo vivir sin ella.

Juan Urrutia2217 ~ 7 de abril de 2015 ~ 8

Información, conocimiento y sabiduría.

Piero-FornasettiExplorando el blog me doy cuenta que mi interés en la sabiduría viene de antiguo (aquí y aquí) aunque muy recientemente parece que ha vuelto a mi cabeza aunque con un tinte más específico (aquí y aquí). Sin embargo hace ya algún tiempo que no posteo nada sobre esta idea de sabiduría como un estadio superior del conocimiento.

Pero llegar a París me hace ponerme alerta al respecto pues, debido a mi edad, sigo considerando a Francia como la cuna de la sabiduría o de un cierto tipo de sabiduría. He traído conmigo un ejemplar de La Vanguardia y he leído un reportaje sobre la celebración del décimo aniversario del BSC-CNS (Barcelona Supercomputing Center- Centro Nacional de Supercomputación). Refiriéndose a la creciente capacidad de computación y la abundancia de datos, decía el director asociado de el dicho centro, Francesc Subirada: «veremos cosas que no podemos ni imaginar».

Pero sí que, en su opinión hay una tendencia clara. Como la cantidad de datos que generamos es cada vez más ingente habrá que desarrollar tecnologías de la computación para extraer significado de esos datos. Para que sean útiles y mejoren la vida de los ciudadanos «hay que convertir los datos en información, la información en conocimiento y el conocimiento en comprensión».

Y es esa comprensión la que constituye una forma de sabiduría que merece la pena explorar como algo que no puede surgir sin esfuerzo del mero conocimiento generado por la información. ¿Qué tipo de esfuerzo hay que realizar para ser sabios hoy en el mundo de los infinitos datos?

Quizá la respuesta esté en el título de una exposición a la que he dedicado horas esta mañana en París «La folie pratique». La exposición era de Fornasetti.

Juan Urrutia2217 ~ 28 de marzo de 2015 ~ 3

¿Quién sabe?

Gare MontparnasseMe voy. ¿Dónde? Pues donde siempre por estas épocas: al Baix Empordà, mi paraíso particular. Pero es que, además, este año y después de Foixá, iremos a París aprovechando el AVE que ahora se puede tomar en Girona y que nos dejará en la gare Montparnasse en cinco horitas escasas.

Lo poco de joven que queda en mí todavía se excita pensando en que cabe lo inesperado como, por ejemplo, unas ostras mejores que nunca. Lo que ya crece dentro de este señor mayor se pregunta por cuanto tiempo podrá sentir esta sensación de libertad que se siente la víspera de un viaje.

No quiero elucubrar y prefiero consultar con Susan Miller. Me dice:

La semana comienza con un clima maravilloso para la amistad, tal vez incluso para profundizar en el amor

¿Qué más podría esperar? Esto:

Marte entrará en Tauro el martes, y potenciará la escritura o su capacidad de venta

Me emociona pues en cuanto termine este minipost meteré el ordenador en la maleta para no perder tiempo mañana domingo y enfilar la autovía con el depósito lleno y mi rubia al lado. Es posible que mi novela aparezca muy pronto y hasta es posible que me la «compren».

Y Susan termina con algo como que «hasta podría pensar explorar otros mundos, ya que el eclipse lunar le ayudará a alcanzar sus metas». No me atrevo a pensar lo que sería de mí con otras metas después de tantos años de abandonar las que tan a menudo me he impuesto. Creo que prefiero no tener metas; pero ¿quién sabe?

Juan Urrutia2217 ~ 9 de marzo de 2015 ~ 0

Proyecto 43-2

proyecto43-2Ayer domingo tuvimos por fin la posibilidad de asistir al espectáculo Proyecto 43-2, una obra de teatro que es la primera parte de ese proyecto y que comparte con él ese nombre en clave que no es sino las coordenadas del árbol de Guernica. Se representa en la Sala Mirador en la que nunca había estado. Se encuentra en un lugar maravilloso de Lavapiés (c/Dr.Fourquet,31) y en un patio interior que no sabes muy bien si conduce a dicha sala o a la escuela de Cristina Rota. Lo primero que ves es una especie de mural que te dice que «cuando el Parlamento es un teatro, el teatro debe ser un Parlamento». Un deseo que te mete de lleno en una actividad que no es fácil de apreciar a no ser que se desarrolle en un lugar como este y te interpele como lo hace esta obra de María San Miguel que he seguido, a veces de cerca y otras de lejos, desde sus inicios.

Como este proyecto forma parte de su intención de utilizar «el teatro como vehículo para crear memoria» a nadie extrañará que esta trilogía sea un intento de no olvidar el dolor causado por el terrorismo en la sociedad vasca. Este es un tema o terriblemente simple u horrorosamente difícil de tratar. María consigue el tono adecuado en una breve hora (sin contar el marmitako que se cocina en escena para compartirlo al final) en la que se desarrolla la acción en el décimo aniversario del asesinato de un funcionario anónimo en el que cinco personas se reúnen a cenar en un txoko para conmemorar la efemérides e intentar hablar de ello desde percepciones muy distintas de la situación en Euzkadi en un tiempo en el que la violencia parece haber cedido.

El texto es excelente y los actores de una calidad inesperada. Gente joven, incluida la viuda cuyo parlamento inicial es imprescindible para entender el sufrimiento sin necesidad de aspavientos o de declaraciones solemnes, a los que me atrevo a pronosticar el éxito. Esta solemnidad en el juicio está sustituida por la confrontación entre el mejor amigo del hijo en su momento, hoy irredento abertzale y novio de la hija y ese hijo que no consigue ni quiere olvidar después de años fuera del pueblo. Suben la voz justificando cada uno la actitud reivindicativa de lo vasco y el dolor incurable de la muerte del padre. Esta confrontación no arregla nada y no sabemos si algún día lo hará; pero no parece un mal comienzo compartir una sidra vasca y ese marmitako.

No hace falta estar especialmente interesado o involucrado en esa violencia que a algunos no nos ha tocado de cerca para sentir el problema y contemplar un posible camino de reconciliación que esta obra de teatro nos sugiere. Y no solo eso pues al mismo tiempo uno puede disfrutar de la nostalgia del hijo de un clima que alterna aleatoriamente el sol y la lluvia o de un precioso parlamento de la hija sobre la muerte definitiva de árboles protectores que nunca podrán ser recuperados por una reforestación.

No creo que nadie deba perderse este proyecto de aprendizaje de la vida en común.

Juan Urrutia2217 ~ 19 de febrero de 2015 ~ 0

¿El camino de la sabiduría?

rilkeEn el último post me decía: «Ramón: ¡pregúntate ahora para qué sirve un timón si has perdido la quilla!» No sé si es demasiado tarde, pero no veo otra posible reflexión para mí u otra actividad posible que no sea la de la búsqueda de esa quilla que a veces confundo con la sabiduría y a veces relaciono con la autenticidad. Como no sé muy bien donde buscarla no tengo más remedio que dejarme llevar por Javier quien, en ese libro que se cita en ese post pone al lector en contacto con alguien que, bien pensado, se acercó en su obra a construir una quilla y careció de timón, siempre viajando sin destino fijo. Se trata de Rainer Maria Rilke del que Javier me había hablado en alguna ocasión y justamente en relación al asunto de la autoría que se esconde debajo de la quilla:

Si todos los sabios del mundo y todos los santos del paraíso me abrumaran con su consuelo y sus promesas, y dios mismo con sus dones, si no me cambiaba a mí mismo, si no surgía de mi interior una nueva obra, en lugar de hacerme bien, los sabios, los santos y dios, exasperarían más allá de lo imaginable mi desesperación, mi rabia, mi tristeza y mi ceguera

O sea que me pongo a trabajar y en «Seducción y Verdad» Javier me da ya dos pistas para perseguir la sabiduría y su relación con la autoría. La primera es esta:

Y nosotros: espectadores, siempre, por donde quiera
vueltos hacia todo, pero jamás hacia la lejanía.
Las cosas nos desbordan. Las ordenamos.Se disgregan.
Las ordenamos nuevamente y nosotros nos disgregamos.

Una manera de decirme que esa búsqueda no tiene fin. La segunda es menos pesimista:

Y allí donde nosotros vemos futuro ve él totalidad y se ve en ella y está a salvo para siempre.

Ese es el objetivo único, perderse en la totalidad. Por el camino hay otras metas alcanzables como esta con la que Javier me fustigaba presumiendo de su alemán:

Du aber bist der tiefste Mittellose,
der Bettler mit verborgenem Gesicht;
du bist der Armut große Rose,
die ewige Metamorphose
des Goldes in das Sonnenlicht

Igual eso es todo lo que hay en la búsqueda de la autoría, la transformación continua del oro en la luz del sol. Y eso es lo que no he sabido hacer yo No tengo ni idea de cómo puedo glosar su figura y luego admitirme a mí mismo.

Juan Urrutia2217 ~ 3 de febrero de 2015 ~ 0

Yanis, Susan y yo

Mr. VaroufakisYanis (Varoufakis), el nuevo Ministro de Finanzas griego, es un economista conocido pero no reconocido por los mandarines de la profesión a pesar de su c.v.razonable y a causa de su izquierdismo irredento más allá de un simple impulso ético-político. Sin permiso lleva tiempo permitiéndonos leer sus ideas no simplemente económicas y desde hace años se han publicado algunos de sus reflexiones sobre lo que estaba ocurriendo. Da gusto ver cómo ayer llegó al diez de Downing Street sin escolta con las manos en los bolsillos y sin corbata. Es como el signo de la esperanza de que la política de altura y no meramente administrativa pueda no ser ajena a la ciencia económica. Cabe preguntarse si este estilo Varoufakis llegará a ser el símbolo de una nueva manera de vivir después de la crisis, una forma plana que rechaza esas jerarquías que, dentro de una gran empresa, explican la forma convencional de vestir de sus empleados: traje azul o gris y corbata a juego con los calcetines. Yo apuesto por ello y para ello me apoyo en una de las afirmaciones de Susan Miller, mi astróloga favorita, en relación a los Aries:

Está en un gran momento creativo: cuanto más innovador sea, más posibilidades tendrá de que aprueben y financien sus ideas.

Me parece que merece la pena resaltar que Yanis y yo somos astrológicamente cercanos periféricos. Si bien él es Aries, lo es muy temprano (24 del III), yo soy un Piscis muy tardío (16 del III). Es decir que Yanis y yo somos muy cercanos en el horóscopo, Piscis y Aries, y constituimos una pareja periférica respecto a su signo de manera que formamos parte de esas gentes que no se acomodan en casi ningún sitio. Ya he mencionado el gran futuro inmediato de Yanis y Susan dice lo siguiente respecto a mí:

La Luna llena le hará triunfar en el trabajo, con cantidad de proyectos nuevos y ampliados. Con el apoyo de Urano quedará satisfecho económicamente. La innovación y las nuevas ideas serán recompensadas

Solo me falta decidirme por alguna de las muchas ideas que tengo.

Juan Urrutia2217 ~ 25 de enero de 2015 ~ 0

BCE

mario_draghi_2330989bEl jueves fue un día grande y el viernes unos cuantos amigos brindamos por Mario Draghi admirando esa capacidad suya de moverse en el enmarañado campo de juego de los intereses europeos que, en esta ocasión ha resultado en la decisión por parte del BCE que se anunció el día anterior y que ha comenzado a poner en práctica la idea de los eurobonos. Esta idea de que, desde hace algo más de siete años años que se inició la Gran Recesión, lo que hay que hacer es generar inflación y mutualizar la deuda mediante la emisión de Eurobonos que permitan compartir el riesgo de un país entrara en bancarrota, se ha llevado a la practica finalmente gracias a las dotes diplomáticas del mandamás del BCE. El enorme tiempo que ha llevado la discusión entre los partidarios de esta idea sencilla y aquellos que creían que estas medidas eran contraproducentes por diversas razones que iban desde la necesidad de tomar medidas estructurales que la inflación podría hacer olvidar o por el azar moral que la solidaridad podría generar entre aquellos países rescatados por todos los demás, ha hecho que Europa comience a actuar. Con demasiada tardanza en mi opinión, pero hay que celebrar que, por fin, lo haya hecho.

En Crónica de una Crisis que acaba más o menos con la subida al poder en España del PP ya se mencionó esta manera de actuar, (por ejemplo aquí) y desde entonces se ha defendido muy a menudo en este blog. La última vez aquí como hace dos meses escasos en un post en el que no se citaba y debía haberse hecho este otro post de Garicano escrito hace dos años. Por fin tenemos una cierta versión parcial de los eurobonos, limitados al 20% del valor de la deuda pública viva que podrá adquirir el BCE, dejando el 80% restante al albur de los bancos centrales nacionales, razón por la que no nos satisface del todo a muchos de nosotros cuando hay no pocas ideas de cómo haberlos implementado de manera más completa; pero que, en cualquier caso, puede generar alguna inflación que devaluará el euro haciendo Europa más competitiva podrá reducir el peso de la deuda viva que siga en manos de los bancos quienes así podrán prestar más sin poner en riesgo su calificación crediticia.

Es posible que nuestra memoria nos lleve a Modigliani y Miller y nos haga dudar de que esta decisión del BCE pueda llegar a ser una solución tal como piensa Fernández Villaverde, pero también debemos recordar las condiciones de su idea de neutralidad o ideas derivadas como para pensar que no es muy evidente que ese famoso teorema sea aplicable del todo.Pero, en cualquier caso, más allá de estas disquisiciones me parece que el jueves pasado asistimos a un hito en la construcción de Europa. Parece mentira que un hombre solo (por así decirlo) pueda tener tanta influencia; pero hemos de recordar que Europa ya ha progresado así en el pasado, empujada por el entusiasmo de unos pocos.

Visitas durante los últimos 120 días

Visitas durante los últimos 14 días

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (A)