El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

El puño invisible

Estas semana de vacaciones, al menos para mí, he leído con paciencia el libro que, con un título pugilístico, El Puño Invisible (arte, revolución y un siglo de cambios culturales) desgrana las aventuras de los cien últimos años de vanguardias artísticas y “vitales”. Ha sido divertido a pesar de que se trata de un tocho, pues casi por cada pequeña historieta podía levantarme del sillón y tomar un libro de un estante de la biblioteca que se refería precisamente a eso que el autor estaba tratando de describir en esa página del tocho.

Me enteré de la existencia de este tratadito sobre las diversas formas de la búsqueda de la libertad y el sentido de la vida de los últimos cien años por una cuarta de El País en la que, en su piedra de toque, M. Vargas Llosa agradecía al autor el mostrarnos la futilidad de las revoluciones fallidas

Escribe nuestro laureado Nobel:

Aquélla acabó por convertirse en un ruidoso simulacro que, a menudo, galeristas, publicistas y especuladores del establecimiento trastocaron en pingüe negocio. O, todavía peor, en una payasada ridícula. Una vez más quedó claro que el arte y la literatura progresan con realizaciones concretas -obras maestras- más que con manifiestos y bravatas, y que la disciplina, el trabajo, la reelaboración inteligente de la tradición, son más fértiles que el fuego de artificio o el espectáculo-provocación.

Esta llamada a la disciplina y el trabajo me recuerda el discurso del Roig de Mercadona, el siempre idéntico dscurso del conservadurismo cuyo principal enemigo es la payasada. Así D. Mario va desgranando sin ningún apoyo en el texto sus propias opiniones tales como que se trata de “abolir la tradición”, “reemplazar el fondo por la forma” así como también que todos los movimientos vanguardistas son un “enorme desperdicio”, un “absoluto fracaso”, una payasada ridícula sobre todo si los comparamos con Mahler, Joyce, Kafka, Picasso o Proust.

Leyendo el original al que se refiere Vargas Llosa uno se queda pasmado
pues ésta no es la opinión del autor de El puño invisible. Carlos Granés parece creer más bien que donde lo serio ha paralizado todo y acabado consigo mismo queda la estela de lo atrabiliario de donde surgen los nombres que tanto admira Vargas Llosa.

A Don Mario no le gustarían las chiquilladas de Mozart y, sin embargo, fué éste quien compuso La flauta Mágica y el solo de La Reina de la Noche, una música chillona que quizá le suenen como el “parto de los montes”.

«El puño invisible» recibió 5 y , desde que se publicó el 30 de diciembre de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia

  1. teo

    El buscador de Google arroja 45.500.000 resultados para John Cage y 8.320.000 para Mario Vargas Llosa. A la búsqueda de 4`33“ John Cage, el buscador responde con 11.100.000 entradas. La conclusión es contundente, una sola obra de Cage, consistente en un silencio absoluto, está mucho más presente en la cultura actual que toda la producción literaria, política y periodística del premio Nobel. Y es que no me cabe duda de que Vargas Llosa sabe muy quién es Cage y dudo en cambio que Cage hubiese oído hablar del escritor latino. Valga entonces Cage a modo de ejemplo radical de esas vanguardias corrosivas que no parecen escaparse al entendimiento de Vargas Llosa.

    Vargas Llosa hace mucho que dejo de tener relevancia más allá de lo mediático (que ahora tanto critica): artísticamente desde luego, desde que en su juventud consumió los últimos cartuchos de rebeldía contra el sistema entre sus cachorros y catedrales. Pero desde entonces es más que discutible que haya producido algo que no sea “más de lo mismo”. Y ser “más de lo mismo” es homotético con perpetuarse en una prolongada payasada sin sentido. Al fin y al cabo los payasos recurren siempre al mismo tic en busca de la misma respuesta y están ahí para rellenar los intermedios, completar como teloneros lo que no ocupan los artistas genuinos.

    Yo también estoy leyendo el Puño y al igual que tu, Juan, me he llevado una grata sorpresa al comprobar que su autor, lejos de despreciar la innovación artística de las vanguardias, sabe exponer con grandes dosis de objetividad su poso histórico del que somos en gran medida resultado.

    Vargas Llosa cae en cambio presa del síndrome de la Moncloa y trata de soltar amarras con sus convecinos artísticos de siglo, como si de la Balsa de la Medusa se tratase (otra obra musical que le puede dejar al pairo a Vargas Llosa, esta de H. W. Henze) para señalar con su dedo qué obras pertenezcan al panteón de las superiores. Como si tuviese algún título para ello.

    Es patético constatar cómo se puede pecar de imprudencia y orgullo a un tiempo y caer en el ridículo.

    Al final, es en cambio fácil imaginar que Cage se preserve en el imaginario colectivo, mientras que Vargas Llosa será uno de tantos que desaparezca en los listados de nombres de la academia, mientras sus entradas en Google van desvaneciéndose con el paso del tiempo.

    (Aprovecho para recomendar la lectura de este texto ameno, interesante y sorprendente sobre el 4`33“ de Cage; No such thing as silence, Kyle Gann. Lo compré hace poco en la librería de la Tate Modern, uno de esos templos en los que Vargas Llosa no creo que entienda lo que se exhibe)

    Responder | Comentar post

  2. Juan Urrutia

    Con perdón a los payasos que, al fin y al cab, son menos predecibles que D. Mario

    Responder | Comentar post

3 Trackbacks/Pingbacks

  1. Crónica de una Crisis (III) | Blog de administración

    [...] El puño invisible [...]

  2. KOZZAK » Archive » Lliçons culturals….

    [...] que el reconegut arquitecte Santi Cirugeda va fer a Girona realment no és cultura…. Llegeixo un post de Juan Urrutia sobre El Puño Invisible i somric quan diu: El màxim enemic del conservadurisme és la pallassada. Diga-li pallassada, [...]

  3. Un mundo sin heurística « Juan Urrutia

    [...] estaba ya prefigurado en aquel artículo de hace unos cuatro meses en ese mismo diario y en el que reseñaba equivocadamente el libro de Carlos Granés titulado el Puño Invisible. Vuelvo a destacar esta cita con la que yo no podría estar más en desacuerdo: Aquélla acabó por [...]

Deja tu comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)