El Correo de las Indias

Una vida interesante

Grupo Cooperativo de las Indias

Malos tiempos para la ciencia.

Ayer les decía, a propósito de un trabajo de JASA, que no era optimista acerca de las posibilidades del desarrollo de un verdadero sistema de ciencia y tecnología. Hoy pretendo comentar algunas razones irracionales para mi falta de esperanza. Además de la mala señal que, a efectos internacionales, tiene la reducción presupuestaria para estas materias tal como comentaba Carlos Martínez Alonso en el programa de la CNN+, hoy, quiero acumular dificultades sobre la puesta a punto de este sistema, no con ánimo descalificador sino todo lo contrario.

Ya llevo tiempo con la mosca detrás de la oreja.

Primero escribí que la ciencia no es el huerto idílico al que uno se retiraría a llorar su penas dijera lo que dijera Sánchez Ron. Más tarde me despaché a gusto por una pendiente que desconocía y en cuyo fondo encuentré extrañas relaciones entre los científicos y el dinero. Durante este tiempo he mantenido conversaciones interesantes sobre propiedad industrial incluído el sector farmaceútico y me he deseparado al comtemplar el énfasis que se pone en las patentes como instrumento indispensable para la transfrencia de conocimiento a pesar de la contracción en los términos. Y, de repente, me encuentro con tres informaciones que no deben pasar desapercibidas, aunque no vaya a dar ningún detalle enlazado sobre ellas.

La primera se refiere a una acusación, concreta y bastante detallada, al coautor de Nudge, Cass Sunstein, como partidario de la infiltración cognitiva como parte de la política de una administración demócrata en los USA, institución ésta, la infiltración no la administración demócrta, que incluye la compra taimada de la objetividad científica.

La segunda tiene que ver directamente con la desconfianza hacia la forma en que la OMS ha llevado la campaña de prevención de la gripe A y que, aducen los críticos, ha sido alarmista en exceso y posiblemente a favor de los laboratorios farmaceúticos que han ganado 7.000 millones de dólares.

Y todavía hay una tercera sobre un error en el cálculo de la desaparición de los glaciares.

No me interesan los detalles ahora mismo. Cuando la ciencia se comercializa de la forma en que se está haciendo (parecería que el conocimiento en sí mismo no importa y es cosa como de vagos) es que hemos perdido el norte. Y en una situación así el ciéntífico, lejos de sentirse liberado del poder, se siente usado por ese poder. La reacción, quizá no inmediata, es la tentación de outsmart al poder y producir señales ambiguas o falsas que bajo la apariencia de ayudar a su señor, le acaban poniendo en evidencia.

«Malos tiempos para la ciencia.» recibió 1 y , desde que se publicó el 17 de febrero de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia

1 Trackback/Pingback

  1. Crónica de una crisis (II) | Blog de administración

    [...] Malos tiempos para la ciencia [...]

Deja tu comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (BIE)