Desde mi sillón de orejas

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo Cooperativo de las Indias

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2239 ~ 20 de junio de 2015 ~ 38

¡Viva Zapata!

No se me olvida fácilmente aquella película que vi de muy jovencito y que me emocionó por razones que hoy en día recuerdo mejor que hace solo unas semanas debido al resultado de las elecciones municipales y comunitarias y los consiguientes pactos. La película nos cuenta el papel jugado por el gran Emiliano Zapata que lideró la revolución mejicana y llegó a ocupar el mando supremo por breve tiempo. Merece la pena copiar aquí un párrafo de la Wikipedia al respecto:

El contexto de la producción es complejo. Producido en Hollywood por un anticomunista bien conocido durante La Guerra Fría, ¡Viva Zapata! no solo trató de contar la historia de una figura icónica de la Revolución Mexicana, sino también quiso hacer comentarios sobre el estado del gobierno en los Estados Unidos y sobre los peligros del comunismo. El guionista Steinbeck y el director Kazan intentaron hacer una historia de advertencia sobre la manera en la que los movimientos revolucionarios se hacen tan corruptos y represivos como los líderes que intentaron derrocar. Sin embargo, con la película también quisieron retratar a Zapata como líder ideal.

Este párrafo parece adecuado a nuestra situación presente porque simultáneamente describe dos de las reacciones que hoy más escuchamos respecto a Podemos y a su líder. Podemos es en el fondo comunista y se corromperá si llega al poder de verdad; pero sin embargo también tiene algo de líder ideal. Y estas dos ideas corresponden a dos de las secuencias de la película. La primera puede verse aquí y corresponde a un parlamento deslumbrante de Marlon Brando animando a los campesinos a nunca cejar en la lucha si quieren ser libres. El segundo no se si lo he soñado, pero creo recordar cómo a mí me impactó mucho ver al libertador triunfante dudando sobre la orden de dar muerte a nadie en la lista de enemigos que le ponen delante. Su dedo no acaba de pararse sobre ninguno de los nombres de la lista.

Esta historieta me sirve para justificar mi siempre ambigua posición respecto a la revolución o similar; algo muy serio que me ha perseguido toda la vida. Y es precisamente esta duda, junto con mi naturaleza de kontraren kontra, la que me lleva a pensar un poco más de lo obvio sobre Guillermo Zapata, concejal de distrito del Ayuntamiento de Madrid después de haber dimitido como concejal de cultura a causa de unos tuits antiguos poco afortunados, especialmente el de los judíos y el cenicero que me niego a reproducir. Alguien que le conoce bien me sugiere que ya apuntaba maneras antisemitas desde la juventud temprana. Pero mi intención en este post no es entrometerme en esa discusión que parece haber remitido un poco con su dimisión; sino más bien reflexionar sobre la naturaleza de Twitter una red social centralizada cuyo éxito como empresa parece ir decreciendo.

A mi me parece que el chiste sobre el holocausto, tal como se le ha calificado a pesar de que las masacres de los hornos crematorios no cubre todo el holocausto, y en particular sobre las cremaciones en las cámaras de gas, es tonto y siempre inoportuno cuando se dice en público y fuera de contexto. Ahora bien en un contexto determinado y si se cuenta en un entorno reducido y sin ninguna intención antisemita, es inofensivo y puede resultar hasta gracioso: el respeto hacia la memoria de aquella barbaridad no puede impedir la supuesta gracia de la mención a las cenizas, cosa que se ha hecho muchas veces a mi alrededor en grupos más bien prosemitas. Lo mismo me pasa con lo de resucitar la economía y resucitar a Marta del Castillo: una manera idiota e incluso cruel de decir que seguimos económicamente tan muertos como antes. Es como cuando a algunos se nos escapa un mecagüen D. sin ninguna intención de ofender al creyente blasfemando sino solo de dar un extraordinario relieve a algún acontecimiento u opinión.

Las circunstancias a veces mandan en política y es posible que la nueva alcaldesa de Madrid haya creído, de acuerdo con Zapata, que es mejor que no ocupe la concejalía de cultura, pero creo que hay espacio para defender la permanencia como concejal de Zapata, este tipo que viene de Podemos y ha sido atrapado por unos tuits mal leídos por algunos iletrados. ¿Qué habrían hecho los franceses, paradigma de “letrados” al menos para los que hemos llorado el cierre de la Hune, en un caso que no es sino una versión suave de los casos de Charly Hebdo o de incluso la simultánea publicación de la última novela de Houellebecq? En esos casos del uso de las armas la discusión pública acerca de la laicidad ha agotado todo su potencial y en este otro caso como el de Zapata y otros habrían organizado en los medios públicos, radio y televisión una discusión entre lingüistas, politólogos, filósofos y literatos con incrustaciones de ofendidos, a fin de discutir sobre la naturaleza delo tuits aparentemente ofensivos. Algo que en España no ha tenido sino un pobre remedo. Por supuesto ha habido quien en la red ha sido capaz de analizar correctamente la naturaleza lingüística del chiste, pero en general nadie ha estado a la altura que merece una discusión sobre Twitter. Pero también quien, como Emilio Lledó, en una entrevista de hace pocos días y totalmente independiente del caso Zapata nos ha dejado claro la importancia de la conversación y el respeto que merece.

El quid de la cuestión está precisamente en saber en qué medida podemos entender Twitter como un ámbito privado de conversación con independencia del número de seguidores que pueda tener una persona u otra: parecería que así es ya que la entrada puede restringirse, creo entender, pero algunos esperamos que sobre esta naturaleza de las redes sociales la práctica y la reflexión traigan consigo cambios profundos en la manera de conversar. Y el comienzo de este cambio conversacional quizá pueda vislumbrarse justamente si leemos directamente a Zapata en esta entevista y entendamos que su manera de hablar es correcta, que interpreta mejor la situación que la mayoría de los comentaristas y y que su tranquilidad de tono es algo que sería muy de agradecer que se extendiera. Me recuerda al tono de voz de Marlon Brando en la versión española de la pelicula de Elia Kazan

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2239 ~ 15 de junio de 2015 ~ 2

Recuperación y mendicidad

espacio_schengenPensé que los datos económicos de los últimos trimestres, tan aireados por la prensa cercana al PP, no habrían sido muy manipulados y que sus efectos se dejarían sentir en no pocos sectores. Me ha parecido que aparentemente era así con el turismo que uno nota por la calle, con el supermercado que frecuento, con la audiencia del teatro o con la dificultad para reservar algún restaurante. El único signo que no me cuadraba era y es el de la mendicidad. Pensaba que estábamos comenzando a sentir los efectos de la ley de Okun y que el paro disminuiría y con él la mendicidad, pero no ha sido así.

Pensé que algunos mendigos habrían encontrado un trabajito a tiempo parcial y desde luego temporal, creí que la recuperación de subsectores como la chatarra, con el chatarrero anunciándose con un potente megáfono, o con la tapicería y su anunciante el tapicero, no volverían ya. Y, en el principio de esta recuperación aparente, se dieron estos cambios, pero de repente he vuelto a ver a mis mendigos, unos vergonzantes y otros completamente afirmativos de su miseria, casi unos amigos como ya dije aquí.

Ha reaparecido en un lugar distinto la señora bien vestida que se acerca serenamente y te murmura, de forma tal que tienes que acercarte para poder oírle, que necesita dar de comer a su familia. La he reconocido inmediatamente y ya de lejos le indico si voy a ayudar o no. Esto mismo hago con los vendedores de kleenex u otras chucherías.Y no sé porqué nunca doy nada a los que arrodillados cierran los ojos y suponen que lees el cartel en el que te hacen saber el origen de su situación insostenible. No me gusta mi arbitrariedad pero soy así de cruel parece ser.

También es cierto que algunos mendigos no han variado sus costumbres en el último año. Es el caso de mi rumanita que ya es toda una mujer pero sigue sentada en el mismo sitio de siempre y que está a punto de recuperar su frecuencia de actividad mendicante aunque ahora sin decir ni anunciar nunca la causa de su necesidad de pedir. Solo sujeta el vaso de cartón en su mano derecha. Es cruel pero su reaparición me ha alegrado y he doblado mi aportación sobre todo para oír su nuevo tono de voz pidiéndome primero y deseándome la bendición de Dios cuando ya he sobrepasado su posición.

Y toda esta miseria recuperada me hace pensar que los datos o bien no reflejan la verdad o, de hecho, la reflejan mejor que cualquier otro indicador. O seguramente ambas cosas a la vez. Digo seguramente porque, como me hizo ver mi mujer, ya se ha debido correr la voz de que este territorio de caza ha vuelto a ver enriquecer y engordar sus ejemplares. Una muestra clara de la importancia del espacio Schengen. La movilidad no solo sirve para la emigración de nuestra juventud bien formada sino también para la inmigración de los mendigos. Bienvenidos sean.

Pero ya es hora de que las autoridades de semejante territorio entiendan que la amenaza de Renzi de dar a los miles de inmigrantes que llegan a sus costas papeles suficientes para que puedan llegar allá donde deseen superando la llamada Convención de Dublín, es razonable.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2239 ~ 12 de junio de 2015 ~ 2

Toni Espasa y el BIAM

toni espasaEl Departamento de estadística de la Carlos III ha organizado un «Workshop on forcasting time series in honour of Antoni Espasa» y como parte de este taller ayer hubo una mesa redonda para hablar del BIAM y en la que yo tomé la palabra,entre otras personas relacionadas con dicha publicación. En lo que sigue posteo mi intervención que tenía que ser en inglés.

Let me start by saying that The Statistics department has had a very good idea organizing this workshop on Time Series Forcasting to honour Antoni Espasa, an important professor belonging to this Department. This young university has never been far from this topic- time series- as the names of David Hendry,Robert Engel and Clive Granger, all members of our body of Honoris Causa Doctors, show quite clearly. But professor Espasa has been stubburnly closed to it traveling often to England or the United States to meet the mentioned specialists and others besides teaching and presenting his own work.

I am very proud to have been able to steal him fron the Bank of Spain many years ago at the beginning of this adventure called Carlos III but I have to use some minutes to explain that I have known Toni from years before this event since we met too long ago in Bilbao when both of us became politically aware and scintifically unsatisfied with our studies at the University of Deusto.

I have to confess that although I am a little bit older, Toni was a kind of political mentor for me. He was partly responsible for bringing Raimon (a politically oriented singer in catalán) to Bilbao and open our eyes and ears “al vent del mon”. He also took me to his beloved Denia and together we had to deal with a Guardia Civil who wanted to take us to jail for not saying good afternoon to him and finally he worked hard to get himself thrown out of that University. But Bilbao wasn´t that terrible for him sice there he made friends with quite clever people and most important of all he met Toñi who carried him to the right path bringing him to England in pursuit of Beckett but in the middle of this path they found LSE and Toni got there his PHD.

We met again in the summer of 1973 at the european meeting of the Econometric Society in Oslo and even though Franco was still alive we were not so revolutionary anymore and we had become much more serious believers in Economic Science, he in Econmetrics and I in Theory. He eventually landed in the Bank of Spain and I in Department of Economic Analysis in Bilbao.

But one day they bribed me to come to Carlos III and after a couple of years I bribed him to join our faculty. And from then on we conspired as we had done in the past to use the kowledge acquired abroad not only to accumulate it but also to try to change the economic situation around by let his thinking move “al vent” once again. After all we were still young–we thought.

And now I turn to the way we thought we wanted to make the world listen to us-I mean to him-.

At he very beginning Carlos III thought that having Institutos de Investigación (Research Institutes) alongside with Departments was a good idea which provided a way of putting together professors with different specilizations to share their knowledge around a particular problem in the real world around us. And so The Institute Flores de Lemus was born in the field of Economics. We did not want only to increase kowledge or teach it to the students but also to propose solutions to problems of any kind occurring around us in fields like Health Economics, Industrial Economics or Inflation or forecasting among others.

The idea was either old fashioned or impossible to carry at a certain stage in the development of a research carreer. Some nice initiatives took place but I dare say that people needed their time to concentrate in their own publications and that cooperating from time to time in a common endeavor had a too large opportunity cost. But, besides several masters which saw the light in this institution, there was Toni who knew that his kmowledge of time series was quite an asset to deal with problems of forecasting time series.

And so, more than twenty years ago the BIAM (Boletin de Inflación y Análisis Macroeconomico) was presented in The Casa de América under the presidency of Gregorio Peces Barba. The evolution of this publication has been rather astonishing. It is now a compulsory reading for the following up of the spanish economy at different levels: in a global context, at he level of Automous Communities and in different productive sectors. And of course taking into account the european context and using, since the beginning, predictions based in econometric models.

It cannot be my job to explain the details of the way the BIAN does its job and, any way, I would not be able to do it, but I feel obliged to mention some special features. At least two which I think I understand. In the first place the compulsion to deliver a point prediction inside a confidence interval as obliged by the use of econometric models, or, in the second place, the integration of regional macro predictions both spacially and temporarily and also mingled with the national predictions.

Snce for several years now the BIAM is also published in english it has become a respected international presence in the field. It has been invited to participate in the Survey of Professional Forcasters and it is a founding member of the European Forcasting Network.

So we were not that crazy when we founded the BIAM. Its independence, corresponding to its nature of a researh oriented public institution as well as its academic seriouness prove that the original objective was attainable. And I regret that this example has not been followed by others, exception made of some masters on the fiels cited above. But there are not many Espasas around.

I am personlly very gratefull for one of the carachteristics of the BIAM. I am reffering here to its openness to the opinion of other economists not necessarily experts in forcasting time series but able to configurate a certain general opinion abot the economic situation. The BIAM has been my intelectual host at times when I needed it and I want to expres my gratitude and my debt to Toni.

In this vein of integrating a reference for the public opinion we decided to conform a Consejo Asesor which I have presided for years, a plesurable task,and which was extremely useful, i have to say. Therefore I wanto to thank at least its present members: Paulina Beato, Guillermo de la Dehesa, Jose Luis Feito, Miguel Angel Fernández de Pinedo, Alberto Lafuente, Jose Luis Larrea, Carlos Mas, Teodoro Millán, Emilio Ontiveros, Amdeo Petitbó, Federico Prades, Narcís Serra; Tomás de la Cuadra Salcedo, Javier Santiso y Xavier Vives.

In the name of them I want to thank The University Carlos III for its help and to Toni Espasa for his leadership and its very nice way of cooperating in extending the name of this University.

Thanks for your attention.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2239 ~ 5 de junio de 2015 ~ 5

Presabarri

Presabarri es un caserío de un par de cientos de años que perteneció a la familia de mi abuela paterna y hoy es de mi propiedad. Lo conocí, junto a otros caseríos, a la sazón también de la familia, hace unos 60 años cuando Casimiro Arbaizagoitia se tomó unos dos o tres días para enseñarnos a mi hermana y a mí los árboles y otras pertenencias de esta propiedad sita en el municipio de Barambio. Desde entonces no había vuelto y todo lo que sabía de estos árboles que han generado madera para navíos y remos desde el siglo XVII es que, de vez en cuando hay que hacer matarrasa o entresaca para que crezcan fuertes, una actividad esta que ya no es un negocio rentable pues lo que esas actividades reportan da justo para repoblar y pagar a abogados, ayuntamiento y otras gentes de buen vivir.

Posiblemente el caserío toma su denominación por su situación junto a la nueva presa que regula el agua de un riachuelo que va paralelo a la carretera de Ziorraga (BI2522) que separa la campa que bordea el caserío, campa esta que sirve para alimentar el ganado que hace ya mucho dejó de habitar la cuadra del mismo. Tengo entendido que esta construcción tiene un cierto interés arquitectónico por lo que ante el aviso que los arrendatarios la abandonaban y me entregaban las llaves encontré una jornada de menos de 24 horas para visitarlo y volver a conectar con la infancia y con mi estirpe.

Pero mi desencanto fue brutal a pesar del magnífico día que me regalaba esta zona cercana al monte Gorbea y justo en la muga entre Bizkaia y Arraba. Por fuera se conserva bien y visto de frente y desde la amplia huerta de hierba y llena de flores, ofrece unas magnificas vigas de piedra y una madera sólida. El problema comienza cuando con las llaves en mi poder entré, no sin esfuerzo, en un interior que para mi sorpresa no había sido habitado por lo menos en unos cuarenta años y posiblemente subarrendado quienes lo usaban para guardar hierba y animales. Bajo el tejado a dos aguas existe una especie de desván de una superficie llamativamente grande y totalmente desguarnecido aunque parece evidente que allí se han almacenado patatas durante años y años.

Lo que a veces se llama la “parte noble” no merece este apelativo pero es amplia con varias habitaciones, comedor, cocina, etc. y con muebles desarticulados y ropa vieja sucia y abandonada. Esta parte da una terraza desde la que se contempla no solo la huerta sino también las estribaciones del Gorbea. Cometí la locura de salir a esa terraza que bien hubiera podido derrumbarse, pero ni siquiera crujió.

No me aventuré sin embargo y volví a entrar para explorar la planta baja que sin duda fue la cuadra también amplísima y que, extraño encuentro, todavía albergaba unas gallinas que supongo se las comerá el zorro sin mayor dilación. El olor era insoportable y si en algún momento tuve la visión de establecer allí algún huerto ecológico para alimentar a una comunidad harta de la vida actual se me pasó inmediatamente.

Arreglar este caserío sería carísimo, derribar esta ruina posiblemente esté prohibido por su interés arquitectónico con lo que me parece que no tengo más remedio que no hacer nada y continuar sin enterarme de nada. He ido desprendiéndome de los caseríos que estructuraban mi estirpe y ahora por fin no tengo más remedio que renunciar a ella y esperar a que algún loco me ofrezca unos duros por quedarse con todo. !Me siento libre!

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2239 ~ 31 de mayo de 2015 ~ 2

Desamparo creativo: una lucecita

rire et seDesde la entrevista en el Ouisharefest hasta la final de copa del Rey de fútbol de ayer sábado, he pasado unos días desamparado, como si ya nunca más pudiera yo encontrar la fuente de la alegría o el entusiasmo de la sabiduría. Una semana larga de recados y de puesta al día de compromisos caminando, eso sí, pero sin permitir que la vista se recreara en lo que se ve ni permitir que ninguna sugerencia persiga su recorrido.

Pero creo que ayer en una acción de rebelión leí un pequeño opúsculo con un título en círculo que puede reproducirse de maneras varias: Rire et se taire sur Marcel Duchamp cuyo autor podría ser John Cage, pero que también podría leerse como John Cage sur Marcel Duchamp, rire et se taire, o de muchas otras maneras, insinuando ya desde la portada que estamos en presencia de un intento de enigma que, de todos modos, y a pesar de las obligaciones que la industria editorial impone y de acuerdo con las cuales sabemos que se trata de Un entretien avec Moira Roth & William Roth, de John Cage, se supone, que ha sido traducida del inglés por Jerôme Orsini y que cuenta con una Introduction et Presentation de la misma Moira Roth y de Naomi Sawelson y ha sido publicado en París por «Ediciones Allia» el año pasado.

Supongo que este rompecabezas fue lo que me hizo adquirir el opúsculo aunque mi interés por la música experimental es descriptible y no creí en ningún momento que otras publicaciones de Cage fueran a despertar en mí ninguna pasión.

No es tan difícil entender la intención del opúsculo ni el papel que juega en la vida académica de Moira Roth, pero es justamente la parte aparentemente incongruente de esta breve entrevista con Cage la que me ha sacado de mi desamparo posiblemente porque nada se aprende de la congruencia y solo hay esperanza de amparase en la aparente incongruencia de lo que sea y de esto saben mucho tanto Duchamp, la sombra que planea en la entrevista, como Cage, el compositor del silencio. Y tengo que suponer que alguien con nombre irlandés, Moira, no va a quedarse atrás en cuanto a la aparente confusión que parece subir a la superficie de la profunda sabiduría celta que tanto admiro y en la que me reconozco a menudo como en esta ocasión.

Y ya amparado por estos recuerdos puedo recuperar algunos de los temas que el opúsculo de referencia me trae a la memoria, testigo ésta de mis reiterados intentos de jamás escribir en papel pautado. Duchamp aparece en este blog en no pocos posts, pero el que ahora quiero reproducir tiene un sabor parecido a cocina John Cage que al igual que su amigo Duchamp, no parece preocuparse mucho de la opinión de los artistas consagrados o de los críticos que pretenden consagrarlos:

¿Cómo comparar a Nadal con Federer? El esfuerzo del primero es una ordinariez y si, además, se presume de ello, es todavía peor pues ya no solo es ordinario sino una verdadera horterada. No esforzarse es naturalmente elegante, pero algo más. Es no querer conseguir solo aquello que uno puede conseguir sino sobre todo aquello que no se puede conseguir pero te llega del cielo. Si para ver tu firma en el libro de la naturaleza que, por la razón que sea, crees que necesitas, o se te exige, que corrijas lo que te mande el editor o te sugiera el agente, mejor es autopublicarse, o simplemente escribir para tertulias de amigos, pues al fin y al cabo pagar con dinero, o romper lo escrito es menos hortera que el esfuerzo no asumido sino impuesto.

Es este trabajar en silencio y alejado del mundanal ruido lo que Cage admira en Duchamp y lo que a él le gustaría hacer en lo suyo. De esto también hay algo en este blog al intentar aprender del movimiento Dadá o del Surrealismo. En cuanto a Dadá basta esta pequeña muestra. Y en cuanto al surrealismo elijo este pequeño minipost en lugar de alguna de las muchas referencias a esta sensibilidad relacionadas con el Ampurdán. Y lo hago así a fin de resaltar la faceta peligrosa del surrealismo, la faceta incluso revolucionaria que a algunos da miedo y procuran erradicar mediante el peor de los venenos: la crítica culta. Es justamente esa crítica culta la que aparentando ser sabia acaba con cualquier iniciativa que podría llevar a la sabiduría.

Es justamente este asunto de la sabiduría, la imposibilidad de entenderlo, el que me ha rebrotado con la lectura del opúsculo que acabo de leer. Es ya un lugar común que debemos distinguir entre información, conocimiento y sabiduría (Information, Knowlege and Wisdom), pero es menos conocido y menos seguro que la sabiduría añada nada al conocimiento en esos términos prácticos que parecen ser los únicos a los que se atiende hoy. Y, sin embargo, los que nos interesamos en la sabiduría tenemos la sensación de que esa sabiduría más allá del conocimiento puede ser importante incluso para esos hombres prácticos que se ríen un poco del aspecto trascendente que la llamada a la sabiduría parecería querer envolver.

Los menos cínicos pretenden ser sabios como una responsabilidad frente a los efectos perniciosos que la aplicación del conocimiento puede traer consigo. Aquí entran inmediatamente los posible efectos sobre el medio ambiente y más recientemente sobre la desigualdad entre las personas. Estas preocupaciones sin duda son encomiables, pero no creo que tengan nada que ver con la sabiduría.

Así que recientemente las mentes más lúcidas se vuelven hacia la filosofía aunque no necesariamente a la ética. O bien a la metafísica volviendo a leer a, por ejemplo Aristóteles, o bien hacia la práctica Zen como una gimnasia del ser que nos abre los ojos a lo inefable, eso que no sabemos que diablos es pero que, sin embargo, nos arrebata como si fuera el secreto de la verdad en sí misma sin contaminantes prácticos.

Jon Cage diría que lo que él y su amigo Duchamp compartían tenía algo de esta práctica Zen llena de aparentes paradojas que, sean o no verdad en el sentido de correspondencia entre la palabra y la cosa, tranquilizan el espíritu y permiten una vida buena, esa vida que implica autenticidad sin necesidad de abandonar la búsqueda del conocimiento a la luz de la información. O, en otros términos, aprender a evitar el esfuerzo desorientado de distinguir la vida y el arte. Es en este deseo desordenado de distinguir continuamente en donde yace el mayor obstáculo para la sabiduría. Esto es lo que dice Cage en mi traducción improvisada:

Vivir una vida que permita los opuestos… y esto quizá nos reconduce a Thoreau:«el sí y el no son mentiras». Hubiera podido decir que ni nublar la distinción ni mantenerla, son verdades. La única repuesta verdadera nos servirá a mantener las dos. Encontraremos eso en Niels Bohr: la complementariedad de los opuestos.

No es por casualidad que sea la mecánica cuántica la que permite que los opuestos (partícula y onda) no sean contradictorios sino complementarios. O, no es casualidad para los no entendidos como el que esto suscribe y que solo puede tratar de pensar sobre explicaciones pretendidamente iluminadoras como es el caso del gato de Schrödinger que está vivo Y muerto. La imposibilidad de comprender me acerca a la sabiduría. O no, pero ese pensamiento me saca de mi extraño desamparo creativo y me lleva de momento a volver a leer a Zizek (aunque evitando la ética) y su exigencia de demandar lo imposible.

Ya les contaré.

Juan Urrutia

Juan Urrutia 2239 ~ 29 de mayo de 2015 ~ 1 ~ 8

Un modelo económico básico pensado desde el «nosotros»

juan ouisharefest 2015El jueves 21 una representación de las Indias hicimos acto de presencia en el Ouisharefest tal como acreditan estas fotos. Estábamos invitados a escenificar algunas ideas sobre nuestra aproximación a la economía colaborativa mediante una entrevista que David de Ugarte efectuaría al autor de este blog. Trataré de copiar las preguntas y resumir las respuestas.

Introducción

¿Qué ocurrió en los noventa? Cómo un distinguido catedrático de Economía y conocido autor académico se ve involucrado en el comunitarismo y comienza a intentar construir una nueva teoría económica de la transición hacia una sociedad de la abundancia?

Las Indias y yo nos unimos entonces precisamente en torno al comunitarismo. Y sí, yo era un catedrático de Economía -perfectamente ortodoxo- pero no podía olvidar:

  • El mayo del 68 en Europa y EEUU
  • Las ideas frankfurtianas (Marcuse)
  • Un tipo particular de Psicología centrada en la terapia Gestalt de Fritz Pearls

Y algunos jóvenes alrededor, que son miembros de las Indias hoy, de hecho un puñado de hackers, me mostraron que algo llamado TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) podía dar lugar a una nueva forma de pensar la Economía que entonces se llamó «Nueva Economía».

Esta Nueva Economía se desarrolla en torno a dos ideas importantes

  • la abundancia es posible
  • el tejido de redes es crucial

La Gran Recesión se olvidó de las puntocom y es solo ahora cuando ellos (los hackers) y yo (el viejo profesor) podemos enfrentar el reto intelectual de construir un nuevo modelo económico básico construido no sobre el «yo» sino sobre el «nosotros».

Y ha de hacerse aunque estemos preparados para aceptar que estamos «lost in transition»
[Nota: «Lost in transition», «Perdidos en la transición» -hacia un nuevo modelo socioeconómico- es el lema de los encuentros OuiShareFest en cuyo marco tuvo lugar la entrevista].

Comunidades identitarias y abundancia

ouisharefest2015Pero en el curso de tu investigación encontraste que ese «nosotros» no es cualquier «nosotros» posible, sino uno muy particular llamado «comunidad identitaria», producto de la modelización del tejido de redes. Así que, para clarificar las cosas, aunque todo el mundo tenga un concepto intuitivo de que es «hacer redes», te preguntaría qué es «networking» desde el punto de vista de la formalización en el análisis económico y cómo produce comunidades identitarias

Llamamos «networking» a la formación de redes de personas a través de un proceso que puede ser modelizado como un juego evolutivo entre ellas. El juego se juega entre todos los pares de personas formados aletariamente y conectadas en la red en un momento dado, un juego que conforme pasa el tiempo aumenta el número de conexiones.

La interacción genera «memes» (hábitos sociales) que cambian conforme la red se hace más y más densa (closed knit). En el límite este juego evolutivo genera un equilibrio llamado «estrategia evolutiva estable» en la que los «memes» alcanzados no pueden ser modificados por mutantes.

La sociedad que correspondería a este modelo es lo que llamamos una comunidad identitaria.

Tanto en la práctica real como en los modelos, el hecho cultural distintivo de las comunidades identitarias es la fraternidad, un viejo tema filosófico desde Epicuro a la revolución francesa y más allá. ¿Cómo cambia el juego la fraternidad, cómo los resultados sociales son subvertidos por el tipo de fraternidad que una comunidad identitaria produce

Fraternidad es, en su fundamento, el placer de estar juntos, como fue ya definido por el concepto epicúreo de «amistad», algo que en su momento, da lugar a confianza mutua y compromisos creíbles. Y en una sociedad tal la escasez es sobrepasada, la abundancia es posible.

  • Por los cambios en los costes
    • Los costes de transacción desaparecen gracias a la confianza mutua.
    • Hay unos retornos crecientes en el lado de la demanda. Por ejemplo, el «efecto red» también llamado «Mathew effect» produce esos retornos crecientes porque «los que más tienen, más recibirán».
    • Las economías de alcance aumentan su importancia
  • Pero también por la disipación de rentas. Los monopolios han desaparecido porque nadie gana nada amenazando con abandonar la comunidad identitaria porque la amenaza no es creible ya que el equilibrio es a prueba de mutantes: se ha alcanzado la competencia perfecta.

Revolución

ouisharefest 2015 foto julieLa «disipación de rentas» es el concepto principal de tu libro «El Capitalismo que viene» (2003), la obra en la que defines por primera vez lo que hoy se llama «sharing economy». Pero poco antes también publicaste un folleto al que me gustaría referirme ahora. Se volvió muy relevante en aquellos momentos porque algunos periódicos, especialmente conservadores, dijeron que en ese libro habías compuesto la teoría de las manifestaciones espontáneas contra el gobierno que siguieron a los atentados del 11M. Desde mi punto de vista, lo relevante de los modelos microeconómicos que trabajaste entonces fue mostrar cómo ocurren «revoluciones» dentro de las comunidades identitarias y cómo estas revoluciones se relacionan con la arquitectura de esas redes.

Sí, la comunidad identitaria está siempre amenazada por la revolución, que es posible o no dependiendo de:

  • El umbral de rebeldía: el número de otros miembros de la red que apoyarían el cambio, algo que necesito saber para, en un momento, cambiar mi propio comportamiento.
  • La condición epistémica: quién conoce qué.
  • La densidad de la red.

Y esto crea una paradoja:

  • Clasifica las comunidades en conservadoras o progresistas según su umbral de rebeldía, alto para las conservadoras y bajo para las progresistas.
  • De lo que resulta que en las sociedades conservadoras, la revolución es más fácil cuanto menos densa sea la estructura de la red.

Un ejemplo podría ser Gran Bretaña, una colección de comunidades conservadoras y aisladas que se solapan y en las que nadie tiene suficiente conocimiento sobre el umbral de rebeldía de los demás.

Producción y consumo

Modelizaste cómo las redes y el comunitarismo definen el horizonte de la abundancia, detallaste los mecanismos que explican cómo eso tiende a ocurrir bajo la forma de disipación de rentas y seguidamente investigaste como la dinámica de redes sociales explica la revolución en redes. Y finalmente, tu obra en las Indias se enfocó en la creación de un «nuevo modelo económico básico» a partir de todas esas piezas…

Para nuestro deseado nuevo modelo económico hay dos piezas fundamentales: consumo y producción.

  • Sobre consumo. No conozco ninguna teoría del consumo basada en el «nosotros» y no solo en el «yo». Solo conozco primeras aproximaciones como el paraíso comunista de Marx o las 68 ideas de Marcuse en California o, de hecho el modo de vida del Esalem Institute en Big Sur.

    Así que en las Indias trabajamos duro para formalizar la noción de una «buena vida» («good life»).

  • Sobre la producción. Ya conocemos, en el contexto de la abundancia, del efecto Mateo y las economías de alcance que están relacionadas con ella. Pero tenemos que tener en cuenta:
    • Estrategias: dos estrategias muy frecuentes se tornan imposibles:

      • tomar una posición, posicionarse
      • establecer un estándar
    • Reglas de gestión. Dos son hoy autosaboteadoras:
      • conservar los clientes.
      • formar a los trabajadores. Y de hecho las distinciones entre trabajadores y clientes desaparecen.

El comunal

juan y david ouisharefestEn la tradición económica y filosófica, la abundancia es el opuesto de la mera existencia de mercancías. ¿Es posible imaginar un camino hacia la abundancia basado exclusivamente en dinámicas de mercado? Los mercados intercambian mercancías y dinero, y por otro lado, los mercados ofrecen soluciones universales que probablemente ninguna otra herramienta diferente de ellos pueda ofrecer…

Tras las TIC en la Nueva Economía el porcentaje de vienes intangibles ha aumentado notablemente. Y la mayor parte de los intangibles son parte del comunal caracterizados por su no-rivalidad en el consumo y por una mayor o menor exhaustividad.

Así que, en nuestro esfuerzo por reconstruir la Teoría Económica, el comunal es una pieza muy importante, aunque no podamos olvidar los mercados.

No hay sin embargo ninguna solución obvia ni universal al problema de los bienes comunales. Todas las soluciones son ad-hoc y locales. Algunas son buenas y otras malas. Ejemplos actuales de malas soluciones sobre el comunal serían:

  • Las leyes de propiedad intelectual, ejemplos de soluciones locales que ya sabemos que son malas soluciones.
  • El conocimiento en general y cómo financiarlo.
  • Los rankings de científicos o universidades de acuerdo con sociometrías que distorsionan los incentivos.

Política

Bien, entonces, si aceptamos que el comunal es una pieza clave en el camino hacia la abundancia, estarás de acuerdo en que este camino no puede ser exclusivamente económico o cultural, tiene que ser necesariamente político también, porque han de producirse cambios en las instituciones y relaciones políticas.

Sí, nuestro modelo básico no puede disociarse de la política. La generalización de la Sharing Economy tiene que ser diversa por la naturaleza local de las comunidades identitarias que hacen el todo. La forma política que amamos en las Indias es la confederación, la única que preserva la diversidad. En una confederación no hay autoridad última. Pero es mejor aceptar esto que tratar de forjar una artificialmente. Recuerda el «Síndrome del Banco Central»:

  • el único agente que no puede ser obligado a cumplir sus promesas.
  • A no ser que sus promesas se basen en un lenguaje común y correspondan a memes idiosincráticos comunes
  • Si aceptamos la diversidad
    • el óptimo puede que no sea alcanzable
    • pero la supervivencia se maximiza -como en Biología- bajo racionalidad limitada y suboptimización
    • La estocasticidad queda establecida y conduce a un equilibrio único.
Juan Urrutia

Juan Urrutia 2239 ~ 11 de mayo de 2015 ~ 1

Dos manifiestos contra la cienciometría

sciencemetrics

Como continuación al reciente minipost escrito contra la posible tendencia a seguir la corriente y la necesidad de escribir realmente en la parte de atrás de una hoja cualquiera de ese tipo de papel rayado, papel pautado, tal como aconsejaba Juan Ramón Jiménez, parece conveniente hacerse eco de las cada día más abundantes protestas contra las simplistas evaluaciones científicas de tipo cuantitativo, basadas en indicadores cuyas características no se conocen muy bien, así como reflexionar un poco sobre la eliminación de los perversos efectos posibles de estas medidas si no se combinan con el buen sentido de los sabios que saben en qué medida su juicio puede ser más afilado que un simple número.

Me acabo de topar, a través de amigos que conocen mis debilidades así como mis filias y mis fobias, con dos Manifiestos recientes sobre estas materias: 1) The Leiden Manifesto for researc metrics, de Diana Hicks and others publicado en Nature el 23 de abril y 2) The Academic Manifesto: from an occupied to a Public University, de Halffman y Radder, publicado on line el 3 de abril. El primero, bastante neutro y general, y el segundo, mucho más político y centrado en la Universidad, me resultan imprescindibles para tratar de salvar la investigación de la pobre creencia simplista de que las métricas, casi cualquier métrica de las existentes, son imprescindibles para garantizar la calidad de la investigación. Este tipo de creencias hace el juego a las fuerzas invasoras de la libertad creativa y enemigas de la supervivencia de la rica serenidad universitaria.

El manifiesto de Leiden ofrece un decálogo inteligente de cómo usar la cienciometría, además de un resumen inicial de la reciente historia de la evolución de las fuentes de datos y de los correspondientes indicadores basados en los datos recogidos en esas fuentes, desde el Science Citation Index y la Web of Science hasta otras más recientes que tienen en cuenta el uso social de los trabajos y los comentarios on line. De esas fuentes salen métricas como el «índice h» o el índice de impacto de las revistas científicas así como los varios rankings de instituciones. El decálogo me parece de lectura obligatoria a la luz de la situación presente descrita por este Manifiesto de la siguiente forma descarnada. En mi traducción apresurada dice así:

Los datos son cada vez más usados en el gobierno de la ciencia. Las evaluaciones de la investigación que en su día fueron encargadas a y realizadas por pares son ahora rutinarias y basadas en métricas. El problema es que la evaluación es ahora conducida más bien por datos que por el (buen) juicio. Las métricas han proliferado : normalmente con buenas intenciones, no siempre bien informadas y a menudo mal aplicadas.

Las recomendaciones del decálogo están bien pensadas y tratan de eliminar las consecuencias más peligrosas del uso mecánico de las métricas como la ignorancia de la importancia local que puede tener una pieza de investigación o la misión específica de la institución de donde sale una investigación determinada. Su aplicación cuidadosa mejoraría mucho la evaluación y solucionaría no pocas de las quejas expresadas en el otro Manifiesto que podríamos denominar el Manifiesto Holandés y que pone el énfasis en la Universidad como institución de donde surge buena parte de la investigación. Su Abstract dice así:

Universities are occupied by management, a regime obsessed with «accountability» through measurement, increased competition, efficiency, «excellence», and misconceived economic salvation. Given the occupation’s absurd side-effects, we ask ourselves how management has succeeded in taking over our precious universities.

An alternative vision for the academic future consists of a public university, more akin to a socially engaged knowledge commons than to a corporation. We suggest some provocative measures to bring about such a university. However, as management seems impervious to cogent arguments, such changes can only happen if academics take action. Hence, we explore several strategies for a renewed university politics.

Las estrategias para librarse de la ocupación de la institución por fuerzas ciegas a la sabiduría pueden parece un poco ingenuas y anticuadas de forma que solo atraerán a los mayores como yo que recordamos otras épocas en las que la rebelión parecía posible. El análisis de las causas es menos simple y sobre todo admite gallardamente nuestra propia culpa en la situación acusándonos a los profesores universitarios de haber permitido, por ejemplo, que un libro pese menos que un artículo con independencia de las ideas contenidas en una u otra pieza de investigación. Pero lo que me parece más interesante es la consideración de la investigación como un bien comunal de esos que, como un pasto, pueden ser utilizados por todo el mundo aunque, a diferencia de un bien público puro, como la luz de una farola, no pueden ser utilizados por cualquiera en su totalidad.

Aun abstrayendo de estas especificidades, este segundo manifiesto es mucho más crítico con la evaluación en general y no solo con la basada en datos y con la ausencia del buen juicio de los pares. Estas evaluaciones serían el instrumento de la Okupación de las universidades por el poder aquí identificado como un lobo de siete cabezas. Para hacerse una idea de la acritud de los holandeses basta con recordar que se trata de una publicación open source y con leer con cuidado el resumen que ya se ha copiado.

Es de mucho interés la adscripción de la investigación y del conocimiento así producido a la categoría de un comunal aunque, salvo precisiones que ahora no me interesan y que podría llevar a considerarla como un bien público. Lo importante es que hay que tener mucho cuidado con la manera que se utiliza para asignar su output entre los consumidores del mismo. No basta el libre mercado pero tampoco sirven necesariamente arreglos que han podido ser aplicados a otros bienes comunales que suelen tener un alcance relativamente local.

Su privatización no sería una solución sabia especialmente cuando en ese posible mercado hay unas enormes fuerzas retardatarias del saber que es confundido con la información útil. Hay que seguir hablando de todo esto y no nos deben bastar los trabajos, bienvenidos en cualquier caso, que se limiten a tratar aspectos específicos como pudiera ser la relación posible entre el uso de métricas y los correspondientes clasificaciones de la calidad con la autonomía de un centro universitario y la correspondiente forma de gobierno. Este artículo por ejemplo, sintomáticamente encargado por el National Bureau of Economic Research, da por hecho que las métricas pueden ser usadas sin tratar de entender los valores subyacentes o eso es lo que me parece.

«El síndrome del capataz», una novela de Juan Urrutia

Juan Urrutia2239 ~ 7 de abril de 2015 ~ 8

Información, conocimiento y sabiduría.

Piero-FornasettiExplorando el blog me doy cuenta que mi interés en la sabiduría viene de antiguo (aquí y aquí) aunque muy recientemente parece que ha vuelto a mi cabeza aunque con un tinte más específico (aquí y aquí). Sin embargo hace ya algún tiempo que no posteo nada sobre esta idea de sabiduría como un estadio superior del conocimiento.

Pero llegar a París me hace ponerme alerta al respecto pues, debido a mi edad, sigo considerando a Francia como la cuna de la sabiduría o de un cierto tipo de sabiduría. He traído conmigo un ejemplar de La Vanguardia y he leído un reportaje sobre la celebración del décimo aniversario del BSC-CNS (Barcelona Supercomputing Center- Centro Nacional de Supercomputación). Refiriéndose a la creciente capacidad de computación y la abundancia de datos, decía el director asociado de el dicho centro, Francesc Subirada: «veremos cosas que no podemos ni imaginar».

Pero sí que, en su opinión hay una tendencia clara. Como la cantidad de datos que generamos es cada vez más ingente habrá que desarrollar tecnologías de la computación para extraer significado de esos datos. Para que sean útiles y mejoren la vida de los ciudadanos «hay que convertir los datos en información, la información en conocimiento y el conocimiento en comprensión».

Y es esa comprensión la que constituye una forma de sabiduría que merece la pena explorar como algo que no puede surgir sin esfuerzo del mero conocimiento generado por la información. ¿Qué tipo de esfuerzo hay que realizar para ser sabios hoy en el mundo de los infinitos datos?

Quizá la respuesta esté en el título de una exposición a la que he dedicado horas esta mañana en París «La folie pratique». La exposición era de Fornasetti.

Juan Urrutia2239 ~ 28 de marzo de 2015 ~ 3

¿Quién sabe?

Gare MontparnasseMe voy. ¿Dónde? Pues donde siempre por estas épocas: al Baix Empordà, mi paraíso particular. Pero es que, además, este año y después de Foixá, iremos a París aprovechando el AVE que ahora se puede tomar en Girona y que nos dejará en la gare Montparnasse en cinco horitas escasas.

Lo poco de joven que queda en mí todavía se excita pensando en que cabe lo inesperado como, por ejemplo, unas ostras mejores que nunca. Lo que ya crece dentro de este señor mayor se pregunta por cuanto tiempo podrá sentir esta sensación de libertad que se siente la víspera de un viaje.

No quiero elucubrar y prefiero consultar con Susan Miller. Me dice:

La semana comienza con un clima maravilloso para la amistad, tal vez incluso para profundizar en el amor

¿Qué más podría esperar? Esto:

Marte entrará en Tauro el martes, y potenciará la escritura o su capacidad de venta

Me emociona pues en cuanto termine este minipost meteré el ordenador en la maleta para no perder tiempo mañana domingo y enfilar la autovía con el depósito lleno y mi rubia al lado. Es posible que mi novela aparezca muy pronto y hasta es posible que me la «compren».

Y Susan termina con algo como que «hasta podría pensar explorar otros mundos, ya que el eclipse lunar le ayudará a alcanzar sus metas». No me atrevo a pensar lo que sería de mí con otras metas después de tantos años de abandonar las que tan a menudo me he impuesto. Creo que prefiero no tener metas; pero ¿quién sabe?

Juan Urrutia2239 ~ 9 de marzo de 2015 ~ 0

Proyecto 43-2

proyecto43-2Ayer domingo tuvimos por fin la posibilidad de asistir al espectáculo Proyecto 43-2, una obra de teatro que es la primera parte de ese proyecto y que comparte con él ese nombre en clave que no es sino las coordenadas del árbol de Guernica. Se representa en la Sala Mirador en la que nunca había estado. Se encuentra en un lugar maravilloso de Lavapiés (c/Dr.Fourquet,31) y en un patio interior que no sabes muy bien si conduce a dicha sala o a la escuela de Cristina Rota. Lo primero que ves es una especie de mural que te dice que «cuando el Parlamento es un teatro, el teatro debe ser un Parlamento». Un deseo que te mete de lleno en una actividad que no es fácil de apreciar a no ser que se desarrolle en un lugar como este y te interpele como lo hace esta obra de María San Miguel que he seguido, a veces de cerca y otras de lejos, desde sus inicios.

Como este proyecto forma parte de su intención de utilizar «el teatro como vehículo para crear memoria» a nadie extrañará que esta trilogía sea un intento de no olvidar el dolor causado por el terrorismo en la sociedad vasca. Este es un tema o terriblemente simple u horrorosamente difícil de tratar. María consigue el tono adecuado en una breve hora (sin contar el marmitako que se cocina en escena para compartirlo al final) en la que se desarrolla la acción en el décimo aniversario del asesinato de un funcionario anónimo en el que cinco personas se reúnen a cenar en un txoko para conmemorar la efemérides e intentar hablar de ello desde percepciones muy distintas de la situación en Euzkadi en un tiempo en el que la violencia parece haber cedido.

El texto es excelente y los actores de una calidad inesperada. Gente joven, incluida la viuda cuyo parlamento inicial es imprescindible para entender el sufrimiento sin necesidad de aspavientos o de declaraciones solemnes, a los que me atrevo a pronosticar el éxito. Esta solemnidad en el juicio está sustituida por la confrontación entre el mejor amigo del hijo en su momento, hoy irredento abertzale y novio de la hija y ese hijo que no consigue ni quiere olvidar después de años fuera del pueblo. Suben la voz justificando cada uno la actitud reivindicativa de lo vasco y el dolor incurable de la muerte del padre. Esta confrontación no arregla nada y no sabemos si algún día lo hará; pero no parece un mal comienzo compartir una sidra vasca y ese marmitako.

No hace falta estar especialmente interesado o involucrado en esa violencia que a algunos no nos ha tocado de cerca para sentir el problema y contemplar un posible camino de reconciliación que esta obra de teatro nos sugiere. Y no solo eso pues al mismo tiempo uno puede disfrutar de la nostalgia del hijo de un clima que alterna aleatoriamente el sol y la lluvia o de un precioso parlamento de la hija sobre la muerte definitiva de árboles protectores que nunca podrán ser recuperados por una reforestación.

No creo que nadie deba perderse este proyecto de aprendizaje de la vida en común.

Juan Urrutia2239 ~ 19 de febrero de 2015 ~ 0

¿El camino de la sabiduría?

rilkeEn el último post me decía: «Ramón: ¡pregúntate ahora para qué sirve un timón si has perdido la quilla!» No sé si es demasiado tarde, pero no veo otra posible reflexión para mí u otra actividad posible que no sea la de la búsqueda de esa quilla que a veces confundo con la sabiduría y a veces relaciono con la autenticidad. Como no sé muy bien donde buscarla no tengo más remedio que dejarme llevar por Javier quien, en ese libro que se cita en ese post pone al lector en contacto con alguien que, bien pensado, se acercó en su obra a construir una quilla y careció de timón, siempre viajando sin destino fijo. Se trata de Rainer Maria Rilke del que Javier me había hablado en alguna ocasión y justamente en relación al asunto de la autoría que se esconde debajo de la quilla:

Si todos los sabios del mundo y todos los santos del paraíso me abrumaran con su consuelo y sus promesas, y dios mismo con sus dones, si no me cambiaba a mí mismo, si no surgía de mi interior una nueva obra, en lugar de hacerme bien, los sabios, los santos y dios, exasperarían más allá de lo imaginable mi desesperación, mi rabia, mi tristeza y mi ceguera

O sea que me pongo a trabajar y en «Seducción y Verdad» Javier me da ya dos pistas para perseguir la sabiduría y su relación con la autoría. La primera es esta:

Y nosotros: espectadores, siempre, por donde quiera
vueltos hacia todo, pero jamás hacia la lejanía.
Las cosas nos desbordan. Las ordenamos.Se disgregan.
Las ordenamos nuevamente y nosotros nos disgregamos.

Una manera de decirme que esa búsqueda no tiene fin. La segunda es menos pesimista:

Y allí donde nosotros vemos futuro ve él totalidad y se ve en ella y está a salvo para siempre.

Ese es el objetivo único, perderse en la totalidad. Por el camino hay otras metas alcanzables como esta con la que Javier me fustigaba presumiendo de su alemán:

Du aber bist der tiefste Mittellose,
der Bettler mit verborgenem Gesicht;
du bist der Armut große Rose,
die ewige Metamorphose
des Goldes in das Sonnenlicht

Igual eso es todo lo que hay en la búsqueda de la autoría, la transformación continua del oro en la luz del sol. Y eso es lo que no he sabido hacer yo No tengo ni idea de cómo puedo glosar su figura y luego admitirme a mí mismo.

Juan Urrutia2239 ~ 3 de febrero de 2015 ~ 0

Yanis, Susan y yo

Mr. VaroufakisYanis (Varoufakis), el nuevo Ministro de Finanzas griego, es un economista conocido pero no reconocido por los mandarines de la profesión a pesar de su c.v.razonable y a causa de su izquierdismo irredento más allá de un simple impulso ético-político. Sin permiso lleva tiempo permitiéndonos leer sus ideas no simplemente económicas y desde hace años se han publicado algunos de sus reflexiones sobre lo que estaba ocurriendo. Da gusto ver cómo ayer llegó al diez de Downing Street sin escolta con las manos en los bolsillos y sin corbata. Es como el signo de la esperanza de que la política de altura y no meramente administrativa pueda no ser ajena a la ciencia económica. Cabe preguntarse si este estilo Varoufakis llegará a ser el símbolo de una nueva manera de vivir después de la crisis, una forma plana que rechaza esas jerarquías que, dentro de una gran empresa, explican la forma convencional de vestir de sus empleados: traje azul o gris y corbata a juego con los calcetines. Yo apuesto por ello y para ello me apoyo en una de las afirmaciones de Susan Miller, mi astróloga favorita, en relación a los Aries:

Está en un gran momento creativo: cuanto más innovador sea, más posibilidades tendrá de que aprueben y financien sus ideas.

Me parece que merece la pena resaltar que Yanis y yo somos astrológicamente cercanos periféricos. Si bien él es Aries, lo es muy temprano (24 del III), yo soy un Piscis muy tardío (16 del III). Es decir que Yanis y yo somos muy cercanos en el horóscopo, Piscis y Aries, y constituimos una pareja periférica respecto a su signo de manera que formamos parte de esas gentes que no se acomodan en casi ningún sitio. Ya he mencionado el gran futuro inmediato de Yanis y Susan dice lo siguiente respecto a mí:

La Luna llena le hará triunfar en el trabajo, con cantidad de proyectos nuevos y ampliados. Con el apoyo de Urano quedará satisfecho económicamente. La innovación y las nuevas ideas serán recompensadas

Solo me falta decidirme por alguna de las muchas ideas que tengo.

Juan Urrutia2239 ~ 25 de enero de 2015 ~ 0

BCE

mario_draghi_2330989bEl jueves fue un día grande y el viernes unos cuantos amigos brindamos por Mario Draghi admirando esa capacidad suya de moverse en el enmarañado campo de juego de los intereses europeos que, en esta ocasión ha resultado en la decisión por parte del BCE que se anunció el día anterior y que ha comenzado a poner en práctica la idea de los eurobonos. Esta idea de que, desde hace algo más de siete años años que se inició la Gran Recesión, lo que hay que hacer es generar inflación y mutualizar la deuda mediante la emisión de Eurobonos que permitan compartir el riesgo de un país entrara en bancarrota, se ha llevado a la practica finalmente gracias a las dotes diplomáticas del mandamás del BCE. El enorme tiempo que ha llevado la discusión entre los partidarios de esta idea sencilla y aquellos que creían que estas medidas eran contraproducentes por diversas razones que iban desde la necesidad de tomar medidas estructurales que la inflación podría hacer olvidar o por el azar moral que la solidaridad podría generar entre aquellos países rescatados por todos los demás, ha hecho que Europa comience a actuar. Con demasiada tardanza en mi opinión, pero hay que celebrar que, por fin, lo haya hecho.

En Crónica de una Crisis que acaba más o menos con la subida al poder en España del PP ya se mencionó esta manera de actuar, (por ejemplo aquí) y desde entonces se ha defendido muy a menudo en este blog. La última vez aquí como hace dos meses escasos en un post en el que no se citaba y debía haberse hecho este otro post de Garicano escrito hace dos años. Por fin tenemos una cierta versión parcial de los eurobonos, limitados al 20% del valor de la deuda pública viva que podrá adquirir el BCE, dejando el 80% restante al albur de los bancos centrales nacionales, razón por la que no nos satisface del todo a muchos de nosotros cuando hay no pocas ideas de cómo haberlos implementado de manera más completa; pero que, en cualquier caso, puede generar alguna inflación que devaluará el euro haciendo Europa más competitiva podrá reducir el peso de la deuda viva que siga en manos de los bancos quienes así podrán prestar más sin poner en riesgo su calificación crediticia.

Es posible que nuestra memoria nos lleve a Modigliani y Miller y nos haga dudar de que esta decisión del BCE pueda llegar a ser una solución tal como piensa Fernández Villaverde, pero también debemos recordar las condiciones de su idea de neutralidad o ideas derivadas como para pensar que no es muy evidente que ese famoso teorema sea aplicable del todo.Pero, en cualquier caso, más allá de estas disquisiciones me parece que el jueves pasado asistimos a un hito en la construcción de Europa. Parece mentira que un hombre solo (por así decirlo) pueda tener tanta influencia; pero hemos de recordar que Europa ya ha progresado así en el pasado, empujada por el entusiasmo de unos pocos.

Juan Urrutia2239 ~ 27 de diciembre de 2014 ~ 4

El Duverger de ma jeunese

LibrairieAcaba de fallecer Maurice Duverger un autor francés de derecho constitucional general, y de otros temas relacionados, que me empeñé en leer al principio de la carrera en aquel tiempo en el que no me interesaba nada lo que me enseñaban de economía y, en cambio, sentía mucha curiosidad por el derecho político público. Poco a poco fueron cambiando las tornas y, a medida que se especializaba el derecho y la economía se hacía más abstracta, me pasé a esta última. Pero no es esto lo que quiero contar. Lo que me viene a la cabeza son esos viajecitos a Biarritz a aquella librería en la que se podía pedir que te enviaran libros a Bilbao, libros imposibles de encontrar en esta mi ciudad. Una librería que desapareció hace años según creo recordar y pienso que con acierto pues no aparece en esta lista de tres librerías que incluye el kiosko de prensa del gran ciclista Darrigade. Nadie debe pensar que solo íbamos a Biarritz a ver cine bueno prohibido en España o a comprar el Playboy. También íbamos a comprar libros serios que, en mi caso me sirvieron para presentarme como un estudiante brillante cuando en realidad es ya desde aquel entonces que aprendí a sacarles partido a las contraportadas de libros con los que me hago. Olfateo y memorizo la contraportada sin llegar a leerlos y mucho menos estudiarlos.

Visitas durante los últimos 120 días

Visitas durante los últimos 14 días

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los socios del
Grupo Cooperativo de las Indias
Gran Vía 48 - 48011 - Bilbao
F-83409656 (SIE) ~ F-85220861 (EAC) ~ F-95712659 (E) ~ G-84082569 (A)